Pasar al contenido principal

Cómo te puede medir la DGT la velocidad en el coche… desde el móvil

Móvil

A medida que la tecnología ha ido evolucionado con el paso del tiempo, se ha podido aplicar a diferentes campos del mundo del motor. Hoy nos vamos a centrar en el de la seguridad vial: la repercusión de estos avances en el control del exceso de velocidad, una de las infracciones más recurrentes, ha sido fundamental. Se ha pasado de los primeros controles manuales a sistemas totalmente autónomos e informatizados que han dado paso a las variantes de captación que conocemos hoy. No hablamos de radares, sino de teléfonos. Así puede medir la DGT tu velocidad desde el móvil.

VÍDEO: si la Guardia Civil te da el alto, haz esto...

 

A 200, bailando... y lo sube a Instagram. Detenido, claro

Por todos es conocido el riesgo que supone saltarse los límites de velocidad. Tanto es así que los primeros controles de la Guardia Civil en la carretera datan de 1920 cuando comenzaron a vigilar la carretera que une Madrid y La Coruña. No obstante, esta supervisión no se generalizó hasta 1959 y desde aquel momento el objetivo siempre ha sido el mismo: reducir los accidentes de tráfico causados por este tipo de infracción.

A pesar de todos los sistemas de vigilancia que han ido llegando con el paso del tiempo (radares fijos, móviles, drones, helicópteros, furgonetas…) todavía hay muchos conductores que siguen pisando el pedal del acelerador en exceso. ¿No hay nada que consiga contener esta tendencia? Los móviles podrían ser una solución.

Móvil

¿Por qué tu teléfono?

En el momento en el que nos subimos a un coche nuevo lleno de aplicaciones y conectado, estamos regalando nuestros datos. El vehículo puede saber a qué lugar nos dirigimos, con quién, cuándo llegaremos, la ruta que elegiremos, cómo será nuestra conducción y si estamos respetando las normas y señales de tráfico. A esta información hay que unir nuestro smartphone: sabe dónde nos encontramos en cada momento y esto es suficiente para saber a qué velocidad nos estamos moviendo. Algo que los convierte en una gran fuente de datos para la DGT.

El Instituto Nacional de Estadística

Para saber el origen de esta iniciativa hay que remontarse hasta octubre de 2019. En aquel momento y con el objetivo de hacer un dibujo pormenorizado de la movilidad diaria de los españoles, El País desveló que el Instituto Nacional de Estadística (INE) había pactado con las operadoras de telefonía el rastreo de los terminales de sus clientes.

Velocidad máxima: la DGT recuerda cuál es en cada vía

Una información que permitiría saber cómo nos vemos en fechas señaladas y en horas clave como, por ejemplo, los desplazamientos matutinos al trabajo o al centro de estudios. Un rastreo que daría como resultado una serie de patrones que ayudarían a mejorar la movilidad de las distintas localidades. Para ello, el INE habría accedido a los movimientos que hacen más de 50 millones de líneas de telefonía móvil sin asociar, eso sí, esa actividad a la persona que usa el dispositivo y sin correlacionar esa información con otros datos del usuario. Todo era, por tanto, anónimo.

GPS

¿Qué datos extraerán de tu teléfono?

Si tenía ese carácter desconocido, ¿cómo es posible que la DGT te pueda medir la velocidad que llevas en el coche desde el móvil? El ejemplo práctico lo encontramos en Cataluña, algo que se podría extrapolar a nivel nacional. El Servicio Catalán de Tránsito contrató a INRIX y al Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) para que le facilitasen los datos necesarios para calcular la velocidad media de cada automóvil en tramos de un kilómetro (más o menos) y en periodos de un minuto. Y aquí es donde entran en acción los teléfonos: ambas empresas trabajaban con diferentes daros entre los que están los que recogen las compañías telefónicas.

Éstas llevan a cabo un seguimiento de nuestros móviles que realiza desde la infraestructura de los proveedores de telefonía: los terminales se conectan constantemente a diferentes repetidores revelando su ubicación. Algo a lo que hay que sumar que dispositivos como TomTom y aplicaciones del estilo de Google Maps o Waze también identifican nuestra posición además de cómo y a qué velocidad nos movemos.

Esta es la principal y desconocida causa de los límites de velocidad

Esta información no será, en ningún caso, personal ya que son datos extraídos del propio coche, de los sistemas de navegación incorporados en algunos modelos, de los dispositivos que llevamos en el vehículo y de las aplicaciones que usamos durante el trayecto. Con estos datos, el Servicio Catalán de Tránsito puede saber, al minuto, el estado del tránsito y si está pasando algo como una avería, accidente o desprendimiento para actuar.

Móvil

¿Te multará la DGT?

Esta iniciativa no sustituiría la función de los radares ni en este caso concreto ni en una hipotética extrapolación a nivel nacional. La razón es simple: los datos obtenidos ofrecen una media, pero no informan de la velocidad concreta a la que circula cada coche. El objetivo aquí no es multar, sino controlar el estado del tráfico para aumentar el tiempo de reacción y actuar en consonancia.

La Guardia Civil exhibe la fotografía con más infracciones por centímetro cuadrado

En este contexto hay algunas voces que han señalado a la aplicación de la DGT como posible fuente de información por el potencial que tienen las apps como contenedores de datos. El objetivo inicial de MiDGT es poder llevar nuestros documentos en el teléfono y hacer gestiones desde el mismo para agilizar los trámites relacionados con Tráfico. No hay más ni podría haberlo porque la ley protege los datos personales de los conductores y el incumplimiento de esta normativa está penado.

La información personal

Por último y al hilo del punto anterior, el Servicio Catalán de Tránsito se pronunció en su momento al repecto en la Cadena Ser: “La información que nos llega y que compramos a través de un concurso público, nunca es personal. Lo único que nos llega un promedio de las velocidades. No sabemos si la empresa que los recoge puede tener ciertas identificaciones, pero, en cualquier caso, tampoco podría vender estos datos porque estaría saltándose la ley de privacidad”. Así es cómo la DGT podrá medir tu velocidad media desde el móvil… pero no asociarla a tu persona.

Más:

DGT

Buscador de coches

Y además