Pasar al contenido principal

¿Comprarías un Mercedes SLK por 200.000 euros? Bueno, si es como éste...

Si todas las réplicas fueran así, es para pensárselo...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Mercedes 300SL réplica, tres cuartos delantero 2

Si quieres comprar un Mercedes Alas de Gaviota, explican en Carscoops.com, necesitas una cuenta corriente con, al menos siete cifras en el extracto. La alternativa es ahorrar suficiente pasta para comprar esta réplica que venden en Classic Driver (Alemania).

Lo primero que hay que destacar de este 300SL (réplica, insistimos) es que se ha construido tomando como base un Mercedes SLK del año 2000. Así, su interior desvela su verdadera identidad, es el del SLK de primera generación y no tiene nada que ver con el del 300SL.

Dicho esto, hay que reconocer que el exterior es mucho más convincente. De hecho, podríamos perdonarte que, viendo únicamente estas fotos, pensaras que es el SL de verdad. Al igual que el original, el frontal tiene faros redondos deportivos, intermitentes pequeños y una parrilla muy bonita con acentos cromados. El capó ha sido diseñado para imitar lo que encontrarías en el auténtico Alas de Gaviota.

Da una vuelta a su alrededor y recréate en sus llantas, entradas de aire, faldones y trazos, idénticos a los del original. Lo mismo ocurre en la zaga, con sus grupos ópticos diminutos, pasos de rueda pronunciados y una pequeña ventanilla trasera. Si esta unidad que tenemos aquí estuviera dotada de los paragolpes cromados del 300SL real, sería casi imposible notar las diferencias.

Algunas réplicas cuestan unos miles de euros, pero, en este caso, el impresionante trabajo artesanal realizado se refleja en la etiqueta del precio: 198.800 euros. Una ganga si lo comparas con lo que te pedirían por un Alas de Gaviota de verdad, pero sigue siendo un poco alto para una imitación, por convincente que sea.

Lecturas recomendadas