Pasar al contenido principal

Conduce 14 días un coche robado al confundirlo con otro que había alquilado

La señora se subió a un Infiniti QX50 que confundió con un Nissan Sentra que ella misma había alquilado en Canadá.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Conduce Nissan Sentra robado por error

Una mujer ha conducido dos semanas y sin saberlo un coche robado en Ontario, Canadá. Los hechos han a mediados de lunio sucedido cuando la conductora, que a mediados de junio había alquilado un Nissan Sentra (sedán), lo confundió con un Infiniti QX50 (todocamino). 

Sí, los dos vehículos estaban estacionados en el mismo parking de un centro comercial, pero se parecen como un huevo a una castaña. Aunque es verdad que los dos eran de color negro y esa similitud cromática induce a error.

Los hechos sucedieron así el 'día de autos'. La perspicaz conductora se marchó con su Nissan arrendado a unos grandes almacenes. Tras las compras, fue a recoger el vehículo al parking donde lo había dejado estacionado. 

Entonces accedió por error al interior de un Infiniti QX50 que también estaba allí. La buena señora arrancó y se marchó tan contenta con su 'nuevo automóvil' No notó nada raro.  Ambos modelos disponen de un sistema de apertura sin mando ni llave.

¿Cómo se descubrió el 'pastel'?

Por casualidades de la vida, el propietario del Infiniti sustraído acudió a la misma empresa de alquiler de coches (Enterprise) donde la conductora había arrendado el Nissan Sentra. El yayete le explicó al gerente de la empresa lo que le había sucedido, quien ató cabos y descubrió el entuerto.

Dos semanas más tarde, la despistada dama se personó en las instalaciones de Enterprise para devolver el QX50. Llegó con la intención de presentar una queja porque le habían entregado el automóvil con el cenicero muy sucio.

Sin embargo, se quedó de piedra cuando la explicaron lo sucedido. No sabía cómo pedir disculpas. ¡Cuánto nos hubiera molado ver la cara que ponía al enterarse del error que había cometido! Ja, ja, ja. Por cierto, durante esos quince días el Nissan que ella contrató, permaneció en el aparcamiento del centro comercial, por lo que aparentemente se encontraba en buen estado. Claro, apenas lo había tocado.

Contra la ciudadana que ha conducido por error durante dos semanas un coche robado en Ontario, Canadá, no se han presentado cargos. No obstante, el jefe de Policía de la localidad de Cornwall, Tommy Mackay, ha explicado entre risas que jamás había tratado un caso igual en sus 11 años de servicio. La anécdota tuvo un final feliz. Nos alegramos por todos.

Por cierto, desconocemos si la despistada señora emplea gafas correctoras al ponerse al volante... o en su vida diaria. Si así fuera, recomendamos que se las gradúe. En caso contrario, debería acudir urgentemente al oftalmólogo. 

Imagen portada: Mr.choppers vía Wikipedia.

Lecturas recomendadas