Pasar al contenido principal

El Corvette Callaway C16 Speedster es una mirada al futuro con la mente en el pasado

Corvette Callaway 1

Callaway se propuso darle otra cara a este Corvette y lo consiguió con creces

Me detengo en la señal de alto y escucho que alguien me grita. "Hola, amigo. Por aquí, hombre". Giro a mi izquierda y veo a un tipo grande en una 300C, con la radio puesta con rap a todo volumen, inclinado y agitando la cámara de su teléfono móvil hacia mí. "¡Oh, hombre! ¿Qué es ese pedazo de coche? Ese coche es delito, ¡delito!", me dijo. ¡No! Es una mirada al futuro con la mente en el pasado.

Le diría, pero no puedo porque estoy usando un casco integral y realmente no quiero entablar una conversación. Además, las luces acaban de cambiar a verde, así que me conformo con asentir con la cabeza, luego lo dejo en el cruce apuñalando frenéticamente su móvil mientras desaparezco en la distancia en este OVNI que avanza por la carretera. "Amigo, amigo, espera..."

Este tipo de escena es normal cuando conduces el Callaway C16 Speedster, la última y posiblemente la mejor de las creaciones basadas en este coupé de Reeves Callaway. Mientras el mundo se vuelve loco por el nuevo Corvette ZR1 sobrealimentado, el creador del C16 se pregunta a qué se debe tanto alboroto. Durante años ha estado construyendo alucinantes Corvettes sobrealimentados que alcanzan más de 322 km/h.

Desde principios de los años ochenta, Reeves y su equipo Callaway Engineering han estado rediseñando y reparando automóviles de alto rendimiento con unos resultados espectaculares. Hechos más como anuncios de las habilidades de ingeniería de la firma que como basura, los coches han establecido algunas cifras históricas de rendimiento que sólo han sido superadas, y no por mucho, por los gustos de Shelby SSC.

Este artículo se publicó por primera vez en el número 175 de la revista Top Gear (2008)

Corvette Callaway 2

La más escandalosa de estas creaciones, que se conducía por la vía pública hacia y desde la prueba para demostrar su docilidad, se llamaba, simplemente, Sledgehammer. Sobre la base de un proyecto anterior llamado Top Gun, Sledgehammer era una máquina biturbo de 910 CV que alcanzó 410 km/h, más de 160 km/h más rápido que un Corvette estándar, en el Centro de Investigación de Transporte en Ohio el 26 de octubre de 1988.

Si comparas esa potencia de salida con el Veyron, el más lento de los Bugatti, que dicen que tiene, 'al menos' 1.015 CV, está claro que se desarrolló una aerodinámica bastante especial que permitió que el Sledgehammer, con menos caballaje, alcanzara una velocidad máxima más alta. Este saber hacer, que fue bautizado como Aerobody, fue ideado por el diseñador Paul Deutschman.

Callaway y Deutschman han estado trabajando juntos desde entonces. Asimismo, Callaway se ha quedado con GM desde su primer proyecto juntos. Estaba trabajando en el Alfa Romeo Callaway twin turbo GTV-6 cuando se descubrió su trabajo y, aunque desde entonces ha producido unidades de Camaro especiales, Aston Martin, Mazda, Holden e incluso Range Rover, el Chevrolet Corvette ha sido el foco principal de su Callaway, de marca propia desde entonces.

Avanzando rápidamente a través de la historia de Callaway Corvette, llegamos al presente, donde hay dos tipos diferentes de automóviles Callaway. Está el coche de carrera C15 FIA Corvette, que ganó el campeonato GT3 del fabricante en 2007, y está la gama C16 de carretera que comprende el cupé, el convertible y el velocista de otro mundo que te estamos relatando.

Lo primero que debe quedar claro es que el C16 no significa que el automóvil tenga un motor de 16 cilindros, aunque Reeves haya construido uno de esos, sólo que es el decimosexto proyecto de automóvil que ha emprendido la compañía. Lo segundo es que, por lo que puedo ver, el tren motriz del C16 de 2007 no es solo un poco como el del ZR1 de 2009, es casi idéntico.

Ambos autos tienen un V8 sobrealimentado de 6.2 litros que genera alrededor de 659 CV y 793 Nm de par máximo, además de embragues reforzados. Ambos tienen velocidades máximas auténticas de más de 322 km/h. Como Callaway es el proveedor exclusivo de paquetes de supercargadores para el Corvette, tal vez eso no debería ser una sorpresa.

El ZR1 tiene un par de características especiales que faltan en el C16: la conducción ajustable con un botón, el techo de fibra de carbono y la ventana en el capó. Pero un C16 totalmente equipado tiene más de un par de características que lo distinguen también del Corvette. 

Además de las llantas ligeras y fibra de carbono, los frenos cerámicos de carbono Stoptech/Callaway y la suspensión Eibach utilizada para carreras, puedes elegir a la carta el menú que quieras para tu C16. Las partes que realmente hacen que este deportivo de 154.000 euros sea especial son la carrocería y el interior.

El automóvil es más bajo y elegante, y más aerodinámico que el original. Hay un bulto pronunciado en el capó, lo que hace que el coche esté encantado de verte. Y dos de las cuatro luces de freno traseras redondas se quitaron y suavizaron para obtener la vista trasera característica del C16.

Solo tres de los paneles de la carrocería original permanecen sin cambios durante el proceso de convertir un Corvette estándar en un Callaway C16: el techo, la cubierta trasera y los espejos laterales. El resto, es nuevo. 

Es el coche insignia de la firma, por lo que tiene que mostrar tantos talentos como sea posible. Y como la fibra de carbono es una de las especialidades de Callaway (uno de sus clientes clave es Audi, que utiliza la firma para todos los pequeños y complicados componentes de fibra de carbono del R8), tenía sentido hacerlo de esa manera.

El diseño es muy atractivo y tiene ecos de modelos como Zagato, Aston Martin, y Pininfarina Ferrari. Parece atemporal: podría ser un clásico de hace 40 años o lo que realmente es, un coche nuevo. Además, hay muy pocos detalles que le pongan fecha, por lo que podría conservar esta frescura sin edad durante décadas.

Las dos mosquiteras son un buen toque, incluso si tienen poca utilidad para cortar el aire. También son necesarios los dos cascos hechos a medida de fibra de carbono de 9.000 euros que se sientan debajo de las jorobas detrás de los dos asientos. Los necesitarás si estás planeando un viaje serio, a menos que te guste comer grava y moscas a 322 km/h.

El interior es una verdadera debilidad de Corvette, como siempre, ya que realmente muestra cómo GM puede construir un automóvil premium casi sin dinero (el modelo base de más de 273 km/h aún cuesta menos de 45.000 euros) y recibe una revisión exhaustiva en el C16. O mejor dicho, se olvidan del original y lo hacen nuevo, cuidadosamente envuelto en cuero, de tu elección, en todo lo que puedes ver, tocar o sentarte. Todo el trabajo interior está hecho.

Comportamiento dinámico

Cuando te pones al volante de este deportivo no ves cables sueltos ni interruptores poco fiables. Todo está perfectamente detallado. Todo el equipo es Corvette estándar, excepto la pantalla de navegación por satélite que, en Alemania, también funciona como espejo retrovisor.

Como el que probamos, el número 001, ya se había vendido por el precio total de venta de 277.000 euros. Este C16 lo pusimos en aprietos desde el primer momento para tener una idea del lado mecánico del automóvil, y que se sintió tan sutil como un puñetazo en la cara. Si el ZR1 es tan bueno como éste, me sorprendería.

No es ingobernable ni difícil a velocidades de carretera normales, ni mucho menos, pero si pisas fuerte el acelerador se tambaleará en caminos sinuosos. Lógico en un superdeportivo con una velocidad y una seguridad que no obtendrás a menos que pagues mucho dinero por un Ferrari o un Lamborghini. Debido a que puedes sentir tan bien cómo se maneja el C16, puedes usar más de la potencia sobrealimentada siempre activa y entrar y salir de algunos derrapes interesantes.

La previsibilidad del Corvette estándar todavía está ahí, pero hay una capa adicional de confianza y capacidad en el C16 que agradece el conductor y, para ser honesto, es aterrador para su pasajero. Te arriesgas a que te aplaudan la cara si llevas a un pasajero nervioso a dar un paseo rápido en este coche.

Lo que también obtendrás como estándar en el Speedster de Callaway es más atención que una celebridad en rehabilitación. Si te gusta que la gente te llame amigo y te tome una foto en sus teléfonos, está bien. Si no lo haces, bueno, sólo haz lo que hice yo. Pon tu pie en el suelo con fuerza y ​​​​déjalos adivinar.

Y además

Buscador de coches