Pasar al contenido principal

Country Buggy: la historia del desconocido buggy australiano de Volkswagen

Volkswagen Country Buggy

Creado inicialmente para trabajos militares

Los años 60 dieron lugar a un tipo de vehículo muy peculiar: el buggy. Todo el mundo ha oído hablar de Bruce Meyers, quien es considerado el creador de estos coches tras dar lugar al emblemático Meyers Manx a partir de un Beetle. Sin embargo, aquel no fue el único buggy que se creó en aquellos años, pues Volkswagen decidió crear en Australia un modelo para las áreas playeras del país: el Country Buggy.

El proyecto se inició como un coche con capacidades para el trabajo militar y en su creación se utilizaron componentes del Beetle y la Transporter. Se acortaron los voladizos para lograr un mejor ángulo de entrada y salida, se elevó el sistema de escape para aumentar su altura libre al suelo y el motor de cuatro cilindros se colocó tras las ruedas traseras.

Más allá de esto, estéticamente el coche se caracterizó por no tener puertas y por una carrocería basada principalmente en paneles lisos de acero que en ningún caso pretendían cumplir una función estética, sino exclusivamente funcional. El Country Buggy contaba además con los faros del Volkswagen Beetle, pero incrustados en las aletas.

Volkswagen Country Buggy

El proyecto comenzó a principios de los años 60, pero no fue hasta 1968 que salieron los primeros coches de la fábrica y eso afectó a su futuro. Ya no se dedicaría al mundo militar porque el coche final no cumplía las condiciones, por lo que se lanzó para el público general. Sin embargo, justo se estaba empezando a vender el Type 181, por lo que las ventas del buggy se desplomaron aún más. Solo 1,952 coches se vendieron hasta que se finalizó la producción.

Sin embargo, el coche no cayó en el olvido. Los modelos que aún no se habían terminado de construir, se enviaron a las Islas Filipinas, donde sí ganó más popularidad. Además, en 1972 Volkswagen se alió con algunos fabricantes locales para crear el ‘Sakbayan’, que no era otra cosa que un Country Buggy modificado, pero que se mantuvo a la venta durante años.

Hoy en día, este coche es recordado allí y en Australia, e incluso se ha convertido en una pieza de museo. Aún quedan algunas unidades en buen estado gracias al exhaustivo cuidado de sus dueños, por lo que siempre se mantendrá la presencia de un coche que no deja de ser el representante de un momento muy concreto de la historia de Volkswagen y del automovilismo australiano.

Buscador de coches

Etiquetas:

Motor coches clásicos

Y además