Pasar al contenido principal

Cuando el Golf casi lo diseñó Porsche: la historia del EA266

Eran tiempos convulsos

Imagen de perfil de Luis Guisado
El compacto del pueblo pudo ser (aún más) revolucionario

La existencia del Volkswagen EA266, diseñado por Porsche, se remonta a la primera mitad del siglo XX. Bueno, en realidad, a la aparición del Volkswagen Beetle en los años 30. 

compacto deportivo lujo altas prestaciones radical

Compactos deportivos

Los coches compactos deportivos son especiales por muchas razones. Probablemente tengan el tamaño ideal, no necesitan motores estratosféricos para ofrecer diversión y están al alcance de (casi) todos. Puede que aquí no esté toda la información que existe, ¡pero sí toda la que te gusta leer!

Este modelo fue un impulso brutal para una empresa que se creó precisamente para eso, para fabricar el sueño de Hitler: un coche capaz de moverse con agilidad por una incipiente red de autopistas alemanas con cuatro personas y su equipaje.

Lo que podría haber terminado mal con el fin de la guerra tomó impulso. Tanto, que es complicado imaginarse a la marca de Wolfsburgo (el pasado abril se cumplieron 75 años de la liberación de Wolfsburgo por las fuerzas aliadas) hoy en día sin la existencia del Escarabajo.

Si nacías en un Beetle en los 60, te daban un subsidio y otros datos curiosos de Volkswagen

Y es que, durante años, este modelo de dos puertas suponía el grueso de las ventas de la compañía. El resto lo componían las furgonetas Volkswagen Transporter, el Volkswagen Karmann Ghia, algunos intentos como los Volkswagen Typ 4 (los 411 y 412), y curiosidades como los Volkswagen SP1 y SP2. Pero no conseguían pasar de eso: de movimientos para sustituir a un modelo cuya sombra era demasiado alargada. En cierto modo, ocurrió lo mismo con el Porsche 928 y el 911: los intentos por 'terminar' con el producto lo único que hacían era fortalecerlo.

Así las cosas, en Volkswagen, que habían adquirido recientemente las marcas NSU y Audi, decidieron ponerse serios con el asunto de la sustitución del Beetle. Así que se pusieron en manos del estudio de ingeniería de Porsche; en Stuttgart se creó un equipo de ingenieros liderado por Ferdinand Piëch (quien más tarde acabó en la propia Volkswagen).

Los highlights de Ferdinand Piëch: del Porsche 917 al Bugatti W16

El EA266 era transaxle

El proyecto recibió el nombre de EA266 y suponía una ruptura total con lo que había hasta el momento en los concesionarios de la marca. Se trataba de un modelo compacto que utilizaba un cuatro en línea situado en posición central trasera ubicado justo debajo de la banqueta trasera. 

Mandaba la fuerza a las plazas traseras y utilizaba un sistema transaxle, tenía 1.598 cc y unos 100 CV de potencia, una cifra nada mala para la época que casi doblaba la del Escarabajo.

El interior también era revolucionario, ya que ofrecía una capacidad de carga más que buena. Al tener el motor ubicado tan abajo en el suelo y no llevarlo ni delante ni detrás, permitía disfrutar de un maletero delantero y uno trasero mientras podían entrar cuatro adultos sin demasiados problemas.

Un nuevo compacto para salvar a Volkswagen

Todo parecía ir viento en popa, tal y como correspondía a un desembolso que hoy sería equivalente a unos 10 millones de euros. Se hicieron un buen número de prototipos (unos 50) y algunos incluso cayeron en manos de los periodistas de la época, que lo condujeron y bajaron encantados con su manejo, capacidad y habitabilidad.

Sin embargo, había una persona a la que no acabó de gustarle la idea: Rudolf Leiding. Este hombre acababa de aterrizar en la presidencia de la marca y no acababa de entender por qué se habían gastado semejante suma de dinero en una empresa externa si ellos tenían su propio departamento de I+D.

El Golf y otros 10 coches que salvaron a sus compañías de la quiebra

Así, en menos de un mes desde su llegada, el proyecto EA266, el Volkswagen Golf de Porsche, se paralizó y cayó en el olvido. Hay quien dice que se deshicieron de todo lo avanzado: los documentos se destruyeron y se desmantelaron la mayoría de los modelos fabricados.

Sea como fuere, la cancelación del EA266 quizá supuso un mazazo para Porsche (aunque luego llegó el Volkswagen-Porsche 914), pero a la larga ha demostrado que Leiding se la jugó y le salió bien. ¿Alguien imagina cómo sería Volkswagen (o el mundo del motor) si no hubiera existido el Golf?

Buscador de coches

Y además