Pasar al contenido principal

La DGT aclara qué es un catadióptrico y para qué sirve

La DGT aclara qué es un catadióptrico y para qué sirve

Cuando estamos al volante, más del 90% de la información que recibimos sobre lo que ocurre en la vía  nos llega a través de los ojos y para llevar a cabo la mayor parte de las maniobras nos basamos en la vista. Queda claro, por tanto, la importancia de ver… y ser vistos. Es ahí donde entra en juego el sistema de iluminación del coche que se compone de varios elementos, algunos de ellos un tanto desconocidos: la DGT aclara qué es un catadióptrico y para qué sirve.

A pesar de ser una palabra extraña, lo cierto es que es un componente habitual en todos los vehículos. Un catadióptrico es un elemento de señalización que reflejan la luz procedente de una fuente luminosa exterior, es decir, entran en acción cuando otro vehículo nos ilumina. Funciona, por tanto, como el chaleco reflectante.

¿Para qué sirve un catadióptrico?

Su función, según la Dirección General de Tráfico, pasa por indicar la presencia del coche además de ayudar a distinguir y a reconocer sus dimensiones mediante esa reflexión de la luz que procede de una fuente independiente.

¿Son obligatorias? Sí. En el caso de los coches deben llevar, en la parte trasera, cuatro  de color rojo. No obstante, algunos modelos los complementan con otros ubicados en el frontal o en el lateral. Hay que tener en cuenta que las matrículas reflectantes, la señalización extra (como el marcado del contorno) o balizas luminosas como la V-16 no están consideradas como catadióptricos.

No es exclusivo de los coches

Aunque hemos hablado de los coches, los  catadióptricos son obligatorios en todos los tipos de vehículos. Las motocicletas y ciclomotores deben llevar uno no triangular de color rojo en la parte trasera: si es un solo debe estar situado en el centro y si son dos, tienen que ser simétricos. Opcionalmente pueden llevar uno o dos por cada lado.

Las bicicletas tienen que incorporarlo en la parte trasera: debe ser rojo y no triangular. Por último, los vehículos de transporte de mercancías y personas tienen que llevar dos  traseros no triangulares de color rojo. Los laterales de color amarillo sólo serán imperativos en los remolques y en los vehículos que midan más de seis metros de largo.

Más:

DGT

Buscador de coches

Y además