Kia Sportage o Hyundai Tucson; ¿cuál es mejor?

El mundo de los SUV compactos vuelve a vivir una batalla.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear

El Kia Sportage no deja de meterse en líos; ya se ha enfrentado al Mazda CX-5, al Skoda Karoq y al Nissan Qashqai. Ahora, llega el turno de medirse con un compatriota, el Hyundai Tucson. ¿Quién será el vencedor en este duelo?

Vamos a empezar por el Sportage, ya que la veteranía en estas ‘peleas’ es un grado. Hablamos de un SUV que está entre los más vendidos en nuestro país y razones no le faltan: el diseño es el mejor de los que vas a encontrar, en el día a día se desenvuelve sin problemas, te resuelve los viajes largos y salva con solvencia los papeles si quieres marcarte una excursión campestre. ¿Eres petrolhead? Hazte con el Kia Sportage con el acabado GT Line (lo tienes desde 32.400 euros y está asociado a la mayoría de sus mecánicas), que pone el acento en la agresividad y deportividad de la imagen.

Su interior es muy cómodo, quizá algo sobrio, pero con todos los elementos básicos ordenados de forma lógica. Y a la hora de conducirlo… bueno, no vamos a decirte que disfrutarás a lo loco, pero sí que volverás a casa pensando que has invertido muy bien tu dinero.

Ahora, examinemos el Hyundai Tucson, rival del Kia Sportage en esta lucha. También está entre los que más ves por las calles y su precio es un argumento de derribo, ya que comienza en los 24.165 euros (ojo, que el importe inicial de su contrincante es de 23.100 euros. En la versión básica, claro, nada de GT Line, pero son 1.000 euros menos). Su imagen es atractiva, aunque nos gusta menos que la del Kia -esto ya es una cuestión de preferencias personales-. Su equipamiento es completísimo y su interior está bien rematado, pero abusa de los plásticos. Los motores (especialmente, el diésel de 136 CV) son solventes y, al igual que el Sportage, no está hecho para brillar por su dinamismo, sino para trasladarte en tus trayectos de forma cómoda y sencilla.

Vídeo: con este Hyundai Tucson conocerás Corea...

Pero tiene algo que puede hacer que la balanza se decante a su favor: la llegada de un Hyundai Tucson N. Exacto, perteneciente a la división deportiva de la compañía. Si estás dejando que asome una sonrisilla irónica, piensa en el Nissan Juke Nismo

Lecturas recomendadas