Pasar al contenido principal

Efecto Mirón: la DGT cuenta qué es y el peligro que tiene

Efecto Mirón

Cotillear no es bueno

Debemos reconocer que todos lo hemos hecho alguna vez. Circulamos por la carretera con nuestro vehículo y, de repente, al fondo del carril contrario se empiezan a vislumbrar luces de emergencia que anuncian la presencia de un incidente. Eso provoca que los coches que nos preceden vayan disminuyendo la marcha y, con ello, empieza el "Efecto Mirón".

Así ha bautizado la DGT al fenómeno que se produce en muchas carreteras cada vez que ocurre un accidente y que solo tiene consecuencias negativas. La primera y más grave, que nosotros mismos suframos un accidente por impacto con el coche que nos precede, un choque frontal que tiene una de las consecuencias peores en daños.

Las consecuencias del Efecto Mirón

La segunda es provocar que el carril por el que circulamos, donde no se ha sufrido ningún accidente, cada vez reduzca más su velocidad hasta que se empiece a generar una retención y se acabe convirtiendo en un atasco incluso mayor del que ha ocurrido en el carril donde realmente se ha producido la incidencia.

Como dicen algunas de las respuestas al tuit de la DGT, más que de mirones podríamos hablar de conductores morbosos. En cualquier caso, lo que está claro es que los efectos de esta mala práctica al volante son negativos y en nuestra mano está evitar un serio percance por unos segundos de cotilleo mirando al de enfrente.

Más:

DGT

Buscador de coches

Y además