Pasar al contenido principal

Esto sí que es “hacerse un recto” en Nürburgring

Cuesta encontrar una explicación.

Imagen de perfil de Álex Morán
accidente nurburgring

Podríamos decir que este es otro accidente más en Nürburgring, de los que ya hemos visto cientos y cientos, pero en realidad no. El impacto de este Seat Ibiza contra la valla del Infierno Verde es menos espectacular de los que solemos traer, pero es bastante más curioso porque no es que tenga mucho sentido.

VÍDEO: Toyota GT86, vaya defensa en el circuito de Nürburgring

Teorías sobre lo que pudo haber pasado tenemos unas cuantas, pero primero echad un vistazo al vídeo para que podáis elucubrar las vuestras.

El Seat se prepara para encarar dos curvas enlazadas, la primera a derechas y la segunda a izquierdas. Y decimos que se prepara porque no en lugar de ello acaba empotrándose de frente con la barrera, volando brevemente por los aires y acabando en el otro costado de la carretera  cruzado en medio del asfalto y casi cortando la circulación. Pero, ¿qué es lo que pasó?

Pues varias cosas. Lo primero es que quien iba al volante no debe ser un experto en Nürburgring o, al menos, no conocía muy bien el circuito ya que la trazada, aún sin ser la peor del mundo, no es la correcta para pasar por ambas curvas, además de que iba bastante rápido.

Esto, entro de lo que cabe, es entendible y lo hemos visto en bastantes ocasiones, pero lo que sucede a continuación es lo que sorprende. Viendo que va más rápido de lo que debería, frena, pero es que directamente bloquea las ruedas, lo que hace que aunque intente girar para corregir la dirección, le sea imposible y acabe yéndose largo contra el muro.

¿Cómo es posible? Se trata de un Ibiza de la generación previa, así que por descontado cuenta con ABS y ESP, tecnologías que tendrían que haber servido para evitar el accidente. Lo más plausible es que fuera con ambos sistemas desactivados, quizá para sentir que corría como un profesional. Quién sabe.

 

Lecturas recomendadas