Pasar al contenido principal

Europa prepara una medida medida para "prohibir los coches convencionales"

Tráfico en Europa

Este miércoles, se ha anunciado una medida con la que la Unión Europea quiere ‘prohibir’ el coche en 2030 o, lo que es lo mismo para muchos, acabar definitivamente con cualquier vehículo que equipe un motor de combustión convencional. Y la cosa no es que haya pillado totalmente por sorpresa a nadie.

Así afecta la normativa de emisiones de los 95 gramos

Y es que ya se sabía que el objetivo de reducción de emisiones iba a ser revisado, porque la UE había avisado que debería hacerse para cumplir con el Acuerdo de París. Dicho y hecho, la medida para 'prohibir los coches convencionales' ha sido anunciada este miércoles por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von Der Leyen.

Respecto a las del año 1990, el máximo de emisiones para 2030 (47,5 g/km de CO2) queda fijado en un 55% y no en un 40%, que era el escenario sobre el que la industria del automóvil ha estado trabajando hasta esta semana. Esto obligará a que los automóviles que se vendan dentro de una década arrojen valores de CO2 un 50% por debajo de los previstos para 2021. 

Atasco en Bangkok

Y es que el objetivo de emisiones marcado para este 2020, de 90 g/km de CO2 no va a cumplirse. La industria del automóvil, como indican en Automobilwoche, necesita hacer inversiones ingentes para hacer frente a la conversión eléctrica, ya que los híbridos enchufables ya arrojan cifras que cumplirían con esa limitación, pero son caros e inviables por ahora en compactos o utilitarios. 

Por suerte, el sector cuenta con ayudas, ya que von Der Leyen también ha señalado que el 30% de los 750 millones de euros en inversiones para la reconstrucción económica tras el coronavirus deberán gastarse en iniciativas de fomento de la economía verde. Entre los proyectos que se prevén están el desarrollo de la economía del hidrógeno, la renovación de viviendas e instalar un millón de puntos de recarga para coches eléctricos. 

La Presidenta también ha apoyado iniciativas como crear 'Valles del hidrógeno en Europa', para desarrollar esta tecnología con la que modernizar y acabar siendo la fuente de energía del transporte, automóviles incluidos. Sin embargo, en su estado de evolución actual, esta tecnología solo puede usarse en camiones, autobuses y coches tipo SUV grande o furgonetas, además de alguna berlina. 

Por qué esta norma acabará con el automóvil

La medida con la que la Unión Europea quiere prohibir el coche en 2030
El Seat Ibiza TGI emite 'solo' 88 g/km de CO2 en modo GNC y cuesta 17.000 euros

Todo ello hará cualquier coche de combustión 100% en inviable económicamente, más cuando estos ya serán para entonces los turismos más baratos: compactos, utilitarios y demás. Así, la norma significa la muerte del coche, como muchos lo han conocido y como muchos solo pueden permitirse. 

Y es que, en lugares como las ciudades que ya han anunciado que solo podrán circular coches ECO en su interior, como mucho, no se podrán conducir tampoco coches de segunda mano. De hecho, según la normativa vigente en Madrid, para entonces, ni siquiera los residentes. 

Así, a la subsistencia del coche en manos de muchas familias solo le va a quedar una alternativa: que la movilidad eléctrica se desarrolle masivamente hasta sustituir al motor de combustión o que los fabricantes consigan abaratar la tecnología híbrida enchufable tanto como para que un Seat Ibiza plug-in pueda venderse al precio de un Seat Ibiza 1.0 actual o más barato. Si no, el coche estará muerto.


 

Buscador de coches

Y además