Pasar al contenido principal

Ford dejará de fabricar dos modelos en Almussafes y sigue a la espera de los eléctricos

Fábrica de Ford en Almussafes
Ford

Sin ellos, el Kuga sería el único coche fabricado allí

La planta de Ford en Almussafes afronta una complicada situación. La firma americana aún no ha decidido si se fabricarán algunos de sus eléctricos en ella y, con el cese de la producción de algunos modelos, el futuro de las instalaciones es incierto.

La icónica fábrica valenciana dejará de fabricar el Ford Mondeo en este mes, ya que la berlina dice adiós en Europa y ahora solo se destinará al mercado chino. Además, la Transit también dejará de producirse en esta línea a finales de 2022 para el mercado americano y en 2023 para Europa, según adelantó la agencia EFE hace unos días.

A estos ceses se sumarán los previstos en 2024 de los Ford Galaxy y S-Max, que ya han vivido una evidente caída de popularidad en el mercado. De esta forma, el Ford Kuga supondría toda la producción de Almussafes, junto a la de algunos motores. De hecho, en el último trimestre de este año se ensamblará allí un propulsor híbrido para la versión híbrida enchufable de este SUV.

Fábrica de Ford en Almussafes
Ford

Aún así, la situación no es fácil y Ford sigue sin tomar una decisión sobre las instalaciones, que siguen a la espera de saber si fabricarán algún coche eléctrico de la compañía tras su división en Ford Model e -para eléctricos- y Ford Blue -de coches de combustión-. Recientemente, los de Detroit anunciaron la llegada de 7 modelos eléctricos, pero ninguno se ensamblará en Valencia.

Eso sí, aún quedan otros dos coches que no tienen una planta de producción asignada y que podrían suponer la salvación de Almussafes, que compite actualmente con la fábrica alemana de Saarlouis. Mientras tanto, según informan nuestros compañeros de Business Insider, las instalaciones de nuestro país siguen trabajando bajo un ERTE desde principios de este 2022.

Esto se ha debido a la falta de producción por la reoganización de la marca, pero también por la crisis de semiconductores que afecta a todo el sector y no ha hecho más que complicarlo todo. En cualquier caso, la decisión de Ford sobre sus eléctricos restantes, que se conocerá en junio, podría aportar algo de oxígeno a la planta valenciana.

Una transición con consecuencias

Habrá que esperar para resolver todas las dudas, pero la compañía estadounidense se encuentra en un gran proceso de cambio, en el que tienen pensado invertir 30.000 millones de dólares en eléctricos hasta 2025. Esto ayudará a asegurar su supervivencia en el cambiante sector automovilístico, pero tendrá consecuencias para los trabajadores.

Según señaló el CEO de Ford, Jim Farley, a finales del mes pasado, la transición a lo eléctrico obligará a reducir el personal dedicado a los motores de combustión para contar con talento enfocado a los eléctricos. Concretamente, mencionó que hay “demasiada gente” en la compañía y dio a entender que se necesitaría realizar un recorte para contar con más agilidad.

Aun así, aún hay decisiones que tomar y no se conocen los efectos exactos que tendrá esta situación a nivel mundial. No está todo sentenciado para Almussafes todavía y los eléctricos podrían suponer su salvación. En unos meses se despejarán las dudas.

Etiquetas:

Motor

Y además

Buscador de coches