Pasar al contenido principal

Señor, no puede hacer un garaje en su casa. ¿Garaje, qué garaje?

Una manera eficaz y refinada de torear las leyes locales. ¡Bravo!

Estoy seguro que en más de una ocasión te has enfrentado a las trabas burocráticas de un ayuntamiento, una comunidad autónoma o simplemente de tu junta de vecinos. Este vídeo puede ser realmente inspirador si estás buscando ideas para llevar a cabo tu plan sin que nadie se entere o, bien, toreando las normas sin salir quemado en el intento: el garaje mejor camuflado del mundo está en Holanda y podría ser el pilar para empezar una nueva moda. ¿Has visto el garaje de Ken Block?

Te interesa: este chico no te caerá bien cuando conozcas su garaje

Y es que, el protagonista de esta historia, como tú o como yo, sufría las trabas de la administración: quería colocar una puerta de parking en su casa, para dar acceso a un nuevo garaje que tenía previsto construir en el interior para guardar su Audi Q5. ¿Problema? Las leyes afirmaban que no podía colocar en la fachada una puerta de garaje ya que rompía la estética de la fachada. ¿Solución? Incorporar la puerta de garaje en la fachada: ¡dicho y hecho!

 

 

El resultado es fantástico: desde el exterior, no hay rastro de puerta, no se aprecia que exista nada fuera de lo normal y parece una fachada normal y corriente, con sus ventanales y su puerta. Pero cuando el dueño de esta brillante obra empieza a abrir la puerta de garaje, se puede apreciar el gran trabajo realizado: no será el garaje más caro del mundo, pero mola. Mucho.

Y es que, como se suele decir, la necesidad agudiza el ingenio. Este es un buen ejemplo y la muestra de que las leyes siempre pueden llegar a torearse sin molestar a nadie. Una solución brillante digna de aplauso. 
 

Lecturas recomendadas