Pasar al contenido principal

Según General Motors, ya ha pasado lo peor de la escasez de chips, un problema que afecta a automovilísticas

Experimentos de los fabricantes
La falta de chips afecta gravemente a los fabricantes de coches con cada vez más componentes electrónicos

La escasez de semiconductores está haciendo estragos en los fabricantes de automóviles: marcas como Ford o Fiat Chrysler han tenido que parar su producción en algunas de sus fábricas, y otras como General Motors, Mazda, Subari, Nissan y Volkswagen se han visto obligadas a bajar el ritmo. Otras, como Porsche o Daimler estaban valorando acumular inventario de chips para protegerse contra este problema.

No obstante, la situación podría estar en camino de mejorar. Según el director financiero de General Motors, Paul Jacobson, la marca estadounidense está "confiada" en que podrán "volver a la normalidad a partir de la segunda mitad de año". "Y tenemos una alta confianza en que este no va a ser un problema para nosotros en adelante", añadió en declaraciones citadas por la CNBC estadounidense.

General Motors llegó a anticipar un impacto de entre 1.500 y 2.000 millones de dólares en sus ingresos de 2021 debido a la escasez de semiconductores, que le obligó a cerrar 3 plantas en Estados Unidos, Canadá y México, hasta al menos mediados de marzo. 

"Durante las últimas semanas la situación ha sido volátil, pero ahora la vemos mejorando para nosotros. En este punto, podría decir que tenemos bastante confianza en que podemos superar los objetivos que presentamos", añadió Jacobson, señalando que ese impacto podría ser menor y podría permitirles batir su previsión de beneficios antes de impuestos, fijada entre los 10.000 y los 11.000 millones de dólares.

La consultora Alix Partners calcula que esta escasez de chips podría afectar en unos 60.600 millones de dólares al conjunto de la industria automovilística, mientras que IHS Markit anticipó que solo en el primer trimestre de este año esta situación provocaría que se produjeran 672.000 vehículos menos.

Un problema global para automóviles, smartphones, videoconsolas, electrodomésticos...

esta empresa injerta microchips en sus trabajadores

Una mejoría en el suministro global de semiconductores sería una gran noticia no solo para los fabricantes de coches —cuya creciente implementación de tecnología y el crecimiento de los eléctricos les ha convertido en grandes consumidores de chips—, sino también para los fabricantes de tecnología, como ordenadores, teléfonos inteligentes o videoconsolas, e incluso los electrodomésticos, que con sus nuevas funcionalidades inteligentes requieren cada vez más estos componentes.

Fabricantes de ordenadores como HP o Dell ya han revelado que la escasez global les ha afectado, también Sony advirtió que podía afectar a la producción de su reciente PlayStation 5, o Apple ha comenzado a acumular chips para los iPhones.

La escasez global de chips está causando estragos en muchos sectores, de los coches a las videoconsolas: estas son las industrias más afectadas

El parón que provocó la pandemia en la cadena de suministro, seguido por la reactivación masiva de los últimos meses, ha provocado problemas a los principales fabricantes de un sector dominado por las compañías asiáticas: las taiwanesas TSMC y United Microelectronics ocupan la primera y la cuarta posición en este mercado. Ambas han recibido peticiones, incluso de su propio gobierno, para que aceleren su producción, según el Financial Times.

Estados Unidos, que produce aproximadamente el 12% de los semiconductores a nivel mundial, según la Semiconductor Industry Association, están tratando de estimular su producción nacional de la mano de los planes de reactivación industrial del nuevo presidente Joe Biden; mientras la Unión Europea, que apenas fabrica el 10% del planeta, hizo un llamamiento para que sus estados se comprometieran a reforzar su industria en este apartado.

Un tema publicado originalmente en BUSINESSINSIDER.es

Buscador de coches

Y además