Pasar al contenido principal

Grandes berlinas olvidadas: Lancia Prisma

Grandes berlinas olvidadas: Lancia Prisma
Lancia

Similar pero muy diferente al Delta

Como cada lunes, continuamos nuestra serie de grandes berlinas olvidadas, esta vez con un Lancia. Sabemos que uno de los modelos más famosos de esta firma italiana es el Delta, pero lo cierto es que de él nació una interesante berlina que estuvo a la venta durante los años 80. Hablamos del Lancia Prisma.

En 1979 se empezó a fabricar el Delta, un compacto que acabó ganando una gran popularidad con los años. Sin embargo, en los primeros años de la década de 1980 se pensó en explorar el concepto que mostraba este modelo mediante una nueva carrocería. Así, empezaron a surgir las ideas sobre un nuevo proyecto.

Grandes berlinas olvidadas: Lancia Prisma
Lancia

Las berlinas estaban gozando de una buena acogida entonces, así que parecía una buena idea avanzar en esa dirección. De esta manera, no tardaron en la compañía en ponerse manos a la obra para desarrollar un coche de este segmento sobre la plataforma de aquel compacto, con Giorgetto Giugiaro como encargado del diseño.

El resultado se desveló en 1982 y, de entrada, no era una sorpresa. Como era de esperar, el diseño del Lancia Prisma era idéntico al del Delta, estando el cambio más significativo en la trasera. Aquí, se optó por seguir unas líneas elegantes, con dos pilotos horizontales entre los que se situaba la matrícula.

En general, la zaga no estaba saturada de elementos y eso ayudó a transmitir una apariencia estilosa en todo el coche, aunque en esencia no se diferenciara demasiado del modelo en el que se basó. De hecho, algo similar sucedió en el habitáculo, que tenía una disposición similar de los elementos, pero contaba con otros acabados.

Grandes berlinas olvidadas: Lancia Prisma
Lancia

Así, en el interior del Prisma se podía encontrar un cuadro de instrumentos similar, así como la misma consola central con diversos mandos físicos. Sin embargo, cambiaron cuestiones como el volante y las tapicerías, lo que hizo que la atmósfera en esta zona fuese más elegante y menos deportiva.

De esta forma, esta berlina italiana se lanzó en 1982 con tres motores de gasolina de 4 cilindros entre 78 y 105 CV, con dos de ellos derivados del Fiat Ritmo. No obstante, en 1984 se añadió un motor diésel de 65 CV, mientras que un año después se incluyó otro de 80 CV.

Con esto, es evidente que estos propulsores no ofrecían unas cifras de potencia sorprendentes, pero este no era un coche deportivo. Además, teniendo en cuenta que el peso del conjunto estaba ligeramente por debajo de la tonelada, esta berlina de 4,18 metros se movía cómodamente con estas mecánicas.

Grandes berlinas olvidadas: Lancia Prisma
Lancia

Sea como fuere, la cosa no acabó ahí. Para el año 1986, se lanzó la segunda serie, en la que se llevó a cabo un leve restyling y se modificó la oferta de motores. Por esta razón, ahora entre los motores del Lancia Prisma se encontraban bloques de gasolina de entre 78 y 109 CV, así como diésel de 65 y 80 CV.

A estos bloques se sumó además otro de 2 litros con 115 CV de la variante con tracción total -la misma del Delta HF- de este modelo, que se lanzó en 1987. Así, esta era la opción más prestacional, con 185 km/h de velocidad máxima y una aceleración 0-100 km/h por debajo de los 11 segundos. Ahí estaba el límite, el cual solo fue superado en una ocasión.

Se trataba de una unidad creada para Gianni Agnelli, presidente de Fiat entonces. Como en otras ocasiones, el empresario quiso un modelo especial y por ello recibió un Lancia Prisma con un motor turbo de 2 litros con 200 CV proveniente del Delta. A esto se sumaba además un extenso equipamiento, el cual incluía elementos como un climatizador y ventanillas eléctricas.

Por qué no triunfó el Lancia Prisma

Grandes berlinas olvidadas: Lancia Prisma
Lancia

En 1989 se decidió poner fin a la vida comercial del Prisma, la cual duró apenas siete años. Eso sí, en ese tiempo se vendieron unos 386.000 ejemplares, de manera que no podemos decir que se tratase de un fracaso.

A nivel de unidades fabricadas, este modelo se situó muy cerca del Lancia Thema, del que ya hemos hablado anteriormente. Eso sí, aquella berlina estuvo 10 años a la venta -entre 1984 y 1994-, por lo que el Prisma gozó de una mejor acogida. Aun así, no llegó a las cifras de los grandes modelos de su segmento, ya que la mala fama de la fiabilidad de la marca surgida en los 70 estaba muy presente.

¿Cuánto cuesta hoy este coche?

Actualmente, en España es difícil encontrar este modelo, pero sí hay algunas unidades disponibles. Si buscas en varias plataformas, podrás encontrar algún ejemplar por menos de 3.000 euros, mientras que también se ofrecen otros por menos de 1.000 euros. Eso sí, los más baratos pueden necesitar algunas reparaciones.

Eso sí, estas no son tus únicas opciones. Si buscas un Lancia Prisma de segunda mano, dado que se trata de un modelo italiano, puedes probar suerte en este país. Aquí, sin duda, encontrarás mucho más entre lo que elegir, normalmente en torno a 3.000 y 4.000 euros. Por supuesto, si lo que quieres es uno con tracción total, deberás preparar algo más de 10.000 euros…

Opinión: ¿Merece la pena comprarlo de segunda mano?

Grandes berlinas olvidadas: Lancia Prisma
Lancia

Si estás decidido a ir a por uno, no deberías contenerte. Eso sí, es recomendable huir de aquellos que hayan estado varios años dados de baja o cuenten ya con reparaciones pendientes. Al fin y al cabo, hablamos de coches cuyos repuestos no son especialmente sencillos de encontrar y lo barato puede salir caro.

En cualquier caso, si te cruzas con un ejemplar en buen estado, puede ser una compra interesante. Lo más importante es que la mecánica esté bien cuidada, ya que es la que puede dar los problemas más serios. Como siempre, con paciencia y cabeza, podrás encontrar un coche fuera de lo común.

Lancia

Modelos populares

Ver todos los modelos

Etiquetas:

Motor Berlinas

Y además

Buscador de coches