Hackean un tractor John Deere para poder repararlo libremente y le instalan el videojuego Doom

 Tractor John Deere.

Gustavo López Sirvent

La marca pensaba que tenía blindada su tecnología...

Para los urbanitas, que sólo vivimos pendientes del tráfico, del trabajo o de llevar al colegio a los niños quizá nos suene hasta raro hablar de tractores y del avance que están teniendo tecnológicamente. Una de las marcas más destacadas a nivel tecnológico es John Deere, pero esa vanguardia también conlleva problemas...

Relatan nuestros compañeros de Computer Hoy la polémica que se ha generado con estos vehículos debido a que están blindados a reparaciones de terceros. Y aunque nos suene a chino, los tractores más avanzados son ordenadores con ruedas. Esto permite llevar a cabo tareas como ajustar al máximo la forma de arar, o instalar sensores biométricos para analizar la tierra o las cosechas.

John Deere, que tiene modelos muy informatizados, ha previsto que sus modelos sólo puedan ser reparados en talleres oficiales. Este hecho ha enfadado a sus usuarios, ya que les limita completamente a reparar su vehículo donde desee, además de que impide la libre competencia que abarataría el precio de las reparaciones.

La marca de Illinois, Estados Unidos, argumenta en su defensa que el sistema informático de sus tractores es muy complejo, además de un secreto profesional. Por esta razón, si estuviese abierto a todo el mundo podrían producirse averías importantes en el tractor, con una mala configuración.

Asimismo, este 'detective' informático permite a John Deere desactivar por completo un tractor cuando es robado, con lo que lo deja inservible. Esto mismo ya sucedió con tractores de esta marca robados por el ejército ruso a Ucrania, que fueron desactivados de forma remota.

Este sesgo a poder reparar sus vehículos ha escamado a muchos clientes de la compañía estadounidense, que están en desacuerdo con esta medida. El tractor es suyo y ellos deberían tener la potestad de poder repararlo donde quieran. 

Y ahí es donde aparecen los Robin Hood de la tecnología. La revista Wired cuenta que un grupo de hackers llamado Sick Codes, a favor del derecho a reparar, ha hackeado un par de modelos de tractores John Deere que estaban bloqueados por completo. Y para demostrar que tienen un acceso total al sistema operativo, han ejecutado el videojuego Doom en la pantalla del tractor.

No contentos con ello, la instalación ha sido la de una versión alterada por un modder para manejar un tractor y "segar" a los malos en un campo de cultivo. Lo tienes en este vídeo: 

Sick Codes tuvo un gran desafío ante ellos y por esta razón estuvieron trabajando durante meses. Tuvieron que hackear por completo el sistema Linux que usa el trator John Deere 4240. Y, a pesar de que se pueda acceder a algunas funciones básicas con un hackeo por software, para el acceso total en modo "root" hay que circuitear la placa base del tractor.

El siguiente paso es desarrollar una herramienta que se encargue de todo, para que los tractores John Deere puedan repararse en cualquier taller mecánico. Y como la fuerza y las críticas de muchos a veces da resultados, la empresa anunció en marzo que permitirá el acceso al software de configuración a ciertos talleres de reparaciones independientes.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: tractoresMotor