Pasar al contenido principal

La historia de un Toyota y un coyote con final feliz. Pañuelos, por favor

Siete vidas tiene un... ¿gato? ¡Bravo por nuestro amigo peludo!

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Homer feliz

En muchas ocasiones, los animalitos se cruzan en nuestro camino mientras conducimos y la cosa acaba en desgracia, pero no en esta ocasión. Esta es la historia de un Toyota y un coyote con final feliz... ¿Y a quién no le gustan los finales felices? No te hagas el duro, a ti también y más si hablamos de nuestros amigos peludos.

No te pierdas: Tendrás que ver este atropello dos veces para creértelo

El pasado tres de septiembre, Georgie Knox estaba conduciendo tranquilamente cuando golpeó a un Coyote con su coche. “Escuché un crujido”, informa. Asumiendo que el animal había fallecido, siguió conduciendo durante 20 minutos más sin saber que llevaba consigo una 'sorpresa' como esta... ¡Pobre bicho!

 

Coyota atascado Toyota

 

Por suerte, un trabajador le hizo señas para informarle de que el coyote se había quedado atascado en la parrilla de su Toyota. Está claro que a nuestro protagonista no le había llegado todavía su hora así que el animal permanecía allí dentro, hecho un ocho pero vivo y sobre todo, con lesiones menores.

Knox avisó entonces a los servicios de medio ambiente de la zona para que acudieran al rescate del animal, quienes tras comprobar que no había para él ningún riesgo de salud, le devolvieron a la naturaleza. ¡Bravo por él (y bravo por Toyota)!  Aunque a la conductora tenemos más que darle un 'pequeño tirón de orejas' por no comprobar qué había pasado con el animal tras el atropello. 

 

 

Foto: Facebook - Georgie Knox

Lecturas recomendadas