Pasar al contenido principal

Impuesto de circulación en 2022: cuál es el importe, cuándo se paga y cómo hay que abonarlo

Autopista, consumo
LIGV
  • Suele abonarse entre los meses de marzo y mayo

El impuesto de circulación es un tributo obligatorio para todos los conductores, al igual que sucede con otros pagos como el impuesto de matriculación.

Sólo algunos vehículos están exentos de hacer frente al mismo: los coches que prestan servicios sanitarios, los automóviles oficiales y del cuerpo diplomático o los que utilizan las personas con movilidad reducida no tienen que pagarlo.

Es decir, tendrás que pagar el impuesto de circulación salvo que tu coche se encuentre en una de estas categorías.

¿Se pagan más impuestos por la gasolina en España que en el resto de Europa? Así influye este tributo en el precio del combustible

Es normal entonces que surjan algunas preguntas, por ejemplo, cuándo hay que efectuar el abono, cómo se hace o cuál es el importe de este tributo.

A continuación, se detalla todo lo que debes saber sobre el impuesto de circulación:

¿Cuándo se paga el impuesto de circulación?

No existe una fecha fija en la que se debe llevar a cabo el pago de este tributo. La competencia es de ámbito local, y por lo tanto son los ayuntamientos los responsables de gestionarlo.

La mayoría de los municipios deciden situar el pago entre los meses de marzo y mayo, aunque algunos lo retrasan hasta octubre.

Los ayuntamientos suelen enviar cartas a cada domicilio para informar sobre este dato. En caso de que no te llegue, tendrás que contactar con ellos para saberlo.

Vías para pagar el impuesto

Al igual que sucede con los plazos, son las entidades locales las encargadas de establecer las diferentes posibilidades para que puedas pagar el impuesto de circulación.

Lo más habitual es que puedas hacerlo a través de internet, siguiendo los pasos que te explicará el ayuntamiento en la carta.

La multa de hasta 500 euros que te pondrá la DGT si tu mascota no está bien colocada en el coche

También existe la opción de acudir a una entidad bancaria asociada y completar allí la transacción.

La mayoría de municipios ofrecen la posibilidad de domiciliar el pago. De este modo, no se te pasará el plazo y podrás cumplir con esta obligación de forma cómoda.

Para saber si el cobro se ha efectuado correctamente puedes hacer una consulta en la sede electrónica de la DGT, identificándote con certificado digital o DNI electrónico.

¿Cuánto hay que pagar por el impuesto de circulación?

El importe del impuesto de circulación depende de varios factores: el modelo de tu coche o el tipo de combustible que usas son algunos de los más influyentes.

Eso sí, existen unos precios que sirven como referencia a los ayuntamientos y que vienen recogidos en la Ley Reguladora de Haciendas Locales:

  • Coches de menos de 8 caballos fiscales: 12,62 euros
  • Coches de entre 8 y 11,9 caballos fiscales: 34,08 euros
  • Coches de entre 12 y 15,99 caballos fiscales: 71,94 euros
  • Coches de entre 16 y 19,99 caballos fiscales: 89,61 euros
  • Coches que superen los 20 caballos fiscales: 112 euros

España recauda cada año alrededor de 4.000 millones de euros a través de este tributo, una cantidad nada desdeñable que subraya la importancia del mismo.

Hay importantes diferencias entre ciudades, por ejemplo, un conductor de San Sebastián paga un 150% más que uno de Tenerife, según expone la organización Automovilistas Europeos Asociados.

Tomando como referencia un vehículo de tipo medio de 11,9 caballos, da como resultado que en Santa Cruz de Tenerife este impuesto es de 34,08 euros, en Madrid de 59 euros, en Barcelona de 68,16 euros y en San Sebastián de 86,84 euros.

Una historia publicada originalmente en BUSINESSINSIDER.es

Y además

Buscador de coches