Pasar al contenido principal

¿Impuesto a los SUV? 5 razones por las que puede estar cerca

Los SUV pueden estar cerca de 'sufrir' algún tipo de impuesto que encarezca bien su compra o bien su utilización, y nosotros vamos a repasar en el artículo de hoy 5 posibles razones por las que esto puede llegar a ser así.
Imagen de perfil de Jorge Morillo
SUV

Los SUV son una moda imparable. De hecho, los últimos datos apuntan a que este tipo de vehículos suponen nada más y nada menos que un 40% de las ventas en Europa. Sin embargo, este auge está provocando una serie de problemas que podría acabar derivando en la imposición de impuestos que traten de limitar su aparentemente imparable proliferación. ¿Nos costará más comprarlos? ¿Nos penalizará económicamente el utilizarlos? Vamos a repasar cinco posibles razones por las cuales los gobiernos pueden acabar por aplicar algún gravamen a este tipo de vehículos.

1. Emiten más CO2 que los coches 'normales'

No es ningún secreto que los SUV son vehículos más grandes y pesados que los pertenecientes a otros segmentos de similar tamaño. Eso hace que su consumo de carburante sea, de media, una cuarta parte mayor que el de estos. Lo mismo sucede con las emisiones, claro. Entre 2010 y 2018, los todocaminos hicieron que la demanda de petróleo de los automóviles de pasajeros creciese en 3,3 millones de barriles por día, según la IEA (Agencia Internacional de Energía). Si tenemos esto en cuenta, no sería de extrañar que el Gobierno quisiera atacar a los SUV con algún gravamen extra.

2. También los eléctricos

La llegada de los SUV eléctricos tampoco es la panacea, porque igual que los que se impulsan por motores de combustión, son más grandes y pesados. Por ello se necesitan baterías de mayores dimensiones para alimentar sus motores y lograr ofrecer cifras de autonomía decentes. Y ya sabemos que durante el proceso de fabricación de las baterías y demás componentes de los coches eléctricos también se contamina.

3. La entrada al centro de las ciudades

Además de por las emisiones de CO2, no sería extraño que a algún Gobierno se le ocurriese penalizar a los SUV por entrar en las zonas más céntricas de las grandes ciudades. Su extra de tamaño supone un problema por varias razones, entre las que se encuentran entorpecer más el tráfico que vehículos de menor tamaño o el ocupar más espacio de aparcamiento.

4. Pueden neutralizar el efecto de los eléctricos

Vivimos una época en la que la gran mayoría de los SUV que se venden se impulsan con motores de combustión. Si tenemos en cuenta los datos aportados en la primera parte de este artículo, en el año 2040 puede existir un incremento de la demanda de combustible de dos millones de barriles al día. Si esto se produce, prácticamente se lograría anular el ahorro tanto de carburante como de emisiones de ¡150 millones de coches eléctricos! Limitar los SUV a base de impuestos puede tener su origen en tratar de evitar esto.

5. ¿Son una amenaza en cuanto a seguridad?

Los SUV cuentan con los mismos avances en seguridad que otro tipo de vehículos, sí, pero no podemos obviar que su mayor tamaño es un riesgo para el resto de unidades que circulan por la carretera. Según un estudio desarrollado por el Instituto de las Aseguradoras para la Seguridad Vial estadounidense, los SUV causan un 28% más de fallecidos al chocar contra un coche menos voluminoso y pesado. Otro motivo para tratar de contener su venta. Aunque todo podría ser peor, porque hace una década, los todoterrenos aumentaban el riesgo de mortalidad un 132%.

Más:

SUV

Buscador de coches

Y además