Pasar al contenido principal

Jaguar E-Pace o BMW X1: ¿cuál comprar?

Dos SUV premium con muchas cosas en común. ¿Cuál vale la pena comprar?

SUV premium compacto lujo caro todoterreno lujoso

El Jaguar E-Pace y el BMW X1 son dos coches que me parecen completamente comparables. Los dos apuestan por una imagen deportiva y muy atractiva, son de marcas premium y apuestan por un buen comportamiento dinámico sobre asfalto. Cuentan con una extensa gama de motores y su precio los pone al alcance de un gran número de compradores. ¿Los SUV premium más interesantes del mercado? Quizás eso sea pasarse, pero si buscas un coche en 2018 de estas características, este artículo te interesa…¡mucho!

 

Jaguar E-Pace o BMW X1: diseño

Estéticamente creo que los dos SUV premium son ejemplares. Los dos apuestan por una estética que nos recuerda a deportivos y coches de altas prestaciones: el Jaguar destaca por su gran parrilla frontal y grandes tomas de aire en los acabados superiores. El BMW cuenta con el clásico doble riñón frontal y unos faros muy agresivos que le dotan de un gran porte. En la zaga, el Jaguar E-Pace luce un diseño más minimalista, con faros muy esbeltos tipo LED y un difusor con una doble salida de escape muy interesante. Aquí el BMW creo que pierde algún entero, aunque el modelo alemán no necesita estar en los acabados más caros para ser estéticamente impecable. No obstante, lo malo del Jaguar es que las versiones básicas no son tan imponentes en el apartado estético: en el BMW las diferencias son menores.

 

 

Jaguar E-Pace o BMW X1: interior

Aquí cada marca apuesta por las claves de diseño de sus respectivas marcas, ofreciendo los dos detalles que gustarán a los seguidores de cada una de las marcas. El Jaguar mantiene ese toque deportivo en el interior, con un salpicadero ligeramente orientado hacia el conductor y que destaca por su alta tecnología, aunque muchas veces hay que pasar por caja. Las costuras en color rojo y otros detalles le dan un aire bastante ‘sport’ que resulta atractivo. El interior del BMW X1 es algo más convencional, aunque apuesta claramente por la calidad y el equipamiento: convencerá a los que busquen un extra de calidad. En cuanto a habitabilidad, el BMW cuenta con una mayor batalla: 2,76 metros respecto a los 2,68 metros del británico. En cuanto a maletero, el Jaguar se lleva la victoria sin los asientos abatidos: 577 litros respecto a los 505 litros del teutón, aunque con la segunda fila tumbada, el BMW consigue más capacidad de carga.

 

Jaguar E-Pace o BMW X1: comportamiento

Es evidente que ambos vehículos apuestan por un buen comportamiento sobre el asfalto, siendo los dos prácticamente tan eficaces como una berlina equivalente. Su tamaño compacto y un peso contenido, hacen que sean muy buenos en cualquier terreno: buenos ruteros en autopista y eficaces cuando llegan las curvas. Lo bueno es que ambos modelos pueden contar con la tracción integral, aportando un plus de seguridad, mientras que en terreno off-road, el Jaguar aporta mejores cotas off-road: 22,8 grados de ángulo de ataque, 29,4 grados de salida y una altura de vadeo de medio metro. ¡Buenas cifras!

 

Jaguar E-Pace o BMW X1: motores

Si por algo destacan estos dos SUV premium de tamaño compacto es por su extensa gama mecánica, algo que podrá afectar claramente a sus diferencias en cuanto a comportamiento. El Jaguar E-Pace apuesta claramente por las mecánicas diésel, al menos desde un punto de vista racional, reservando las versiones de gasolina para un uso más deportivo. El Jaguar cuenta con tres versiones diésel de 150, 180 y 240 CV: las dos primeras pueden montar cambio manual, mientras que solamente la versión menos potente podrá contar con tracción delantera. Dos serán las opciones de gasolina, potentes y eficientes: 250 y 300 CV. ¡Ojo que la cosa se pone seria! Con esos 300 CV es capaz de acelerar de cero a cien en 6,4 segundos, con un consumo medio de ocho litros.

 

 

El BMW X1 tiene una gama algo más modesta, al menos hablando de motores de gasolina, pero en la práctica, es una gama bastante similar. Cuenta con cuatro versiones diésel, de 116, 150, 190 y 231 CV: el primero solo está disponible con tracción delantera y cambio manual, mientras que el de 150 CV es el más versátil, al poder contar con versiones de tracción integral y con cambio automático. Sin duda el ‘superventas’ de la gama. En cuanto a los motores de gasolina, encontramos tres opciones: 140, 192 y 231 CV. El único BMW X1 con motor de gasolina que puede montar tracción integral es el más potente, algo que puede restar alguna venta.

 

Jaguar E-Pace o BMW X1: equipamiento

Tanto el Jaguar E-Pace como el BMW X1 cuentan con un equipamiento de serie correcto claramente ampliable en una extensa y cara lista de opciones. Si quieres un ejemplar equipado hasta arriba, con elementos de lujo como la tapicería de cuero, los faros full LED, el techo panorámico o un sistema de audio premium tendrás que pasar por caja: no te habrás dado cuenta que ya te faltará un riñón. Lo bueno es que los más sibaritas podrán dejar tanto su Jaguar como su BMW equipado hasta arriba, con mucho lujo y la última tecnología.

 

Jaguar E-Pace o BMW X1: precio

Cómo has visto hasta este punto, el Jaguar E-Pace y el BMW X1 tienen muchas cosas en común. Para comparar ambos modelos, hago una visita a los configuradores de ambas marcas para convertirme en el supuesto comprador de unos de estos dos SUV. Voy a optar por una versión diésel de 150 CV, con tracción integral y cambio automático. Equipados con llantas de 19 pulgadas, techo panorámico, faros full LED, pintura metalizada, navegador y tapicería de cuero. Es decir, bien equipado. El Jaguar, bien equipado, pero sin entrar en grandes lujos, cuesta 53.335 euros. El BMW, con un equipamiento prácticamente calcado, sale por 50.817 euros. En ambos casos, precio de configurador, sin descuentos de la marca aplicados. 

El Jaguar E-Pace tiene un precio base mucho más elevado, pero está mejor equipado que el teutón. Por ejemplo, esta misma versión, sin ningún equipamiento extra, cuesta 42.650 euros. El BMW sale por 39.067 euros. Esta diferencia se mantiene si optamos por versiones más equipadas o con un claro componente deportivo. Visto lo visto, el BMW es la opción más conservadora, un éxito asegurado y a un precio que, si no eres muy exigente con el equipamiento opcional, puede llegar a ser mucho más interesante que el británico. El Jaguar busca captar a aquella clientela más exigente que quiere pagar un extra por tener una marca de lujo en el garaje, aunque no sé si está del todo justificada esa importante diferencia de precio.

Lecturas recomendadas