Mad Boxer: el monstruo de dos ruedas con motor de Subaru WRX

Vale, ahora sí le veo cierto punto a tener una moto...

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Aunque en Top Gear no somos muy de motos, lo cierto es que nos encantan las preparaciones... y los motores de Subaru. Hoy vengo a hablarte de Mad Boxer, una brutal construcción sólo apta para auténticos petrolhead con un desarrollo de la enfermedad bastante avanzado. 

5 preparadores de coches a los que deberías prestar atención

¿Te gustan lo que ves en las imágenes que componen la galería superior? Se llama Mad Boxer y, además de un aspecto de lo más llamativo, sabe hacer honor al nombre con el que ha sido bautizada. Creada por el neozelandés Marcel van Hooijdonk, esta bestia del asfalto nos ha llamado poderosamente la atención por una buena razón: el bloque de 2,5 litros procedente de una versión pretérita del Subaru WRX STI de nuestra prueba. Deja de frotarte los ojos, porque va completamente en serio. 

A la hora de idear su maravillosa y loca creación, nuestro protagonista no dudó ni un momento en calzarle al chasis que puedes ver en una de las fotografías superiores el bloque bóxer de uno de los coches japoneses más míticos de la Historia... con algunas modificaciones. Cuestiones de espacio obligaron a su propietario a eliminar el enorme turbocompresor del sucesor del Impreza para tener que adoptar una solución algo más que satisfactoria: las dos turbinas de un Legacy. Además de eso, se ha prescindido del volante motor -en serio- y también de una caja de cambios tradicional, quedando la responsabilidad de transmitir toda su fuerza a la rueda trasera a través de una transmisión automática de dos relaciones de origen nipón que ha permitido simplificar mucho las cosas. 

 

VÍDEO: un Subaru WRX STI Type RA NBR en el Infierno Verde

 

No tengo ni la menor idea de la cifra final de potencia o par de Mad Boxer, pero no las necesito: sé que es monstruosa. Y que la afirmación de su dueño sobre su "sorprendente suavidad" no puede ser todo lo objetiva que aparenta. Nunca me han llamado demasiado la atención las motos. Pero si llevan motor de coche, la cosa cambia. Creo que ha llegado la hora de quitarle los ruedines a mi bicicleta... 

Lecturas recomendadas