Pasar al contenido principal

4 marcas que empezaron siendo versiones y una al revés

Versiones que terminan en marcas y marcas que terminan en versiones. ¡Qué follón!

Las marcas son clave en el mundo en el que vivimos. Eso es incuestionable y parece claro que hay momentos en los que una determinada nomenclatura alcanza tal nivel de fama que termina siendo tan importante como la marca original. Últimamente es algo de lo que se está hablando mucho, con departamentos que están tomando vida propia, como Mercedes-AMG o Audi Sport, e incluso con versiones que se convierten una marca independiente de la matriz. 

Un buen ejemplo es Polestar. Volvo quiere un futuro eléctrico y Polestar será una nueva marca mediante la cual focalizar buena parte de su estrategia eléctrica y deportiva. Quieren crear una marca que pueda competir con Tesla o con los Audi e-tron (no te extrañe que BMW i o e-tron puedan terminar también como marcas en un futuro). 

 

6 Huskies y los 300 CV del Seat León Cupra

 

Otro ejemplo muy interesante es el de Cupra: si los planes se cumplen, parece que Seat podría hacer de Cupra una marca independiente. Sí amigos, coches deportivos, pero también con un marcado toque práctico, una voluntad que ya se puede ver hoy en día en coches como el Seat León Cupra. ¡Ah, y no hay que olvidar que buena parte de los Seat eléctricos estarán englobados en esta nueva marca!

¡Ah! Y no te olvides que hay casos al revés: marcas con mucha solera y una gran historia que, con el paso del tiempo, se quedan en simple versiones. No es lo más habitual pero mejor eso que no una desaparición absoluta y total de la marca. En la galería puedes ver estos cinco ejemplos en los que la marca y la versión se han unido para conseguir cautivar al gran público. ¿Echas de menos algún otro ejemplo?

Lecturas recomendadas