Pasar al contenido principal

Este Mercedes Clase G de Lorinser nos recuerda lo que le falta al nuevo

clase g lorinser cabrio
Si lo echabas de menos, ¡aquí lo tienes!

Desde 1979 se lleva haciendo el Mercedes Clase G, una de las familias más longevas de la industria y de las que más fieles se han mantenido. Se trata de un coche que no renuncia a su carácter y personalidad pese a haber evolucionado de forma importante los últimos años, cargándose de tecnología y de mayores capacidades. Y aunque, como decimos, se ha mantenido fiel, no todo se mantuvo intacto con la llegada de la nueva generación. Este Mercedes Clase G de Lorinser nos recuerda lo que le falta al nuevo.

No te pierdas: Así fue el primer Mercedes Clase G

Con el paso de los años, el Mercedes Clase G ha renunciado a la versión descapotable, una configuración para su carrocería que no está disponible en la actualidad. Concretamente, la marca despidió esta carrocería en 2013, antes de que renovara por completo su todoterreno. En 2018, cuando finalmente llegó la nueva generación, Mercedes no presentó esta carrocería, olvidando de ese modo esta interesante versión.

Y eso a Lorinser no le gustó, así que decidió hacer su propia versión descapotable del Clase G. Y no solo se han dedicado a modificar la carrocería para dejar el cielo como techo, también han montado elementos exclusivos. De ese modo contamos con paragolpes específicos, nuevos faros antiniebla, cubierta de la rueda de repuesto creada para la ocasión y llantas Lorinser RS9 de 22 pulgadas.

Además, el preparador pone a disposición del cliente varios tonos para la capota de lona, adaptándose al gusto del mismo. Igualmente, Lorinser ha montado un equipo de suspensión que rebaja la altura total del vehículo y que está disponible en opción. Lo que no se puede elegir es el motor, pues cuenta con el mismo que utilizó la marca para despedirse. Se trata del bloque V8 de 388 CV, un corazón que si cuenta con nuevo silenciador para el escape.

Etiquetas:

Motor

Y además

Buscador de coches