Pasar al contenido principal

La OCU suspende a las autopistas vascas: alguna no permite superar los 100 km/h de velocidad

Autopista de Irún AP-8

Los encuestados dicen que son las peores valoradas de España

La reconocida Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) acaba de presentar una encuesta realizada a nivel estatal sobre la valoración de las autopistas. Para este trabajo han preguntado a los usuarios de estas redes viarias. El resultado coloca a las autopistas AP-8 y AP-1, gestionadas por las diputaciones de Bizkaia y Gipuzkoa, como las peor valoradas de toda España. 

En la encuesta no incluyen datos sobre la autopista AP-68 posiblemente porque su excesivo coste provoca que la mayor parte de los conductores la eviten y por lo tanto no puedan valorar sus deficiencias. 

Con respecto a la autopista AP-8, que une Bilbao con Irún, los usuarios señalan su pésimo trazado, sus incontables curvas muy cerradas y los continuos límites de velocidad que obligan a circular incluso por debajo de los 100 km por hora en prácticamente todo su recorrido. Esta es la queja más destacable, entre muchas que se consideran impropias de una autopista de alto peaje. 

También critican el excesivo flujo de tráfico en el tramo gestionado por la Diputación de Gipuzkoa, así como sus continuas obras que ralentizan la circulación. Según la encuesta de la OCU, es una infraestructura que hoy no se consideraría ni siquiera autovía, mientras las diputaciones siguen lucrándose de ellas. 

Con respecto a la AP-1 que discurre entre Vitoria e Irún, otra autopista de alto peaje que debería también vertebrar la Comunidad Autónoma Vasca, las personas encuestadas denuncian el pésimo diseño de sus accesos, sus también continuas obras y la falta de áreas de descanso. 

Las autopistas más caras del país

En ambas autopistas vascas se da la paradoja, que, junto a la AP-68, son de las autopistas más caras del país y, en algunos tramos, incluso de toda la Unión Europea. En el caso de la amortizada autopista AP-8, que tenía que estar liberada desde el año 2003 dado que su construcción data de los años setenta, hoy no reúne las condiciones que actualmente se exigiría a una autopista de peaje.

Este estudio independiente, que saca a la luz las deficiencias de estas autopistas de peaje, contrasta con las encuestas que realizan las propias diputaciones, en las que jamás aparece ninguna de estas flagrantes deficiencias, ya que son encargadas para su autocomplacencia y de paso engañar a la ciudadanía, según reconocen los encuestados.

Desde las plataformas contra los peajes hacen un llamamiento para que las instituciones liberen del pago esas redes viarias y dejen el dinero de los ciudadanos para otras infraestructuras más necesarias. 

Etiquetas:

DGT

Y además

Buscador de coches