Pasar al contenido principal

Opinión: el fin del diésel no está tan cerca como algunos agoreros decían

nuevo-sistema-diesel_tapon-adblue
Le queda cuerda para rato.

El diéselgate fue un duro golpe para el diésel: pasó de ser el protagonista absoluto en el mercado a tener unas cifras de ventas notablemente interiores a las de los motores de gasolina. Sin embargo, con la llegada de ciertos modelos con nuevos motores diésel más eficientes, como el Skoda Octavia 2020 de esta prueba, no tengo duda que el diésel sigue siendo una opción recomendable.

De hecho, el diésel es mil veces más recomendable hoy que hace diez años, cuando eran motores mucho más contaminantes y peligrosos para el medio ambiente. Hoy, gracias a su menor consumo, emiten menos gramos de CO2 y consiguen reducir al máximo las micropartículas contaminantes gracias a sistemas como el Adblue o los avanzados filtros antipartículas. 

¿Tiene futuro el diésel?

Yo creo que la descomunal bajada de las ventas de los motores diésel todavía no ha tocado fondo, pero también creo que poco a poco la bajada se moderará. Hay varios elementos que pueden influir sobre su futuro: el principal es un incremento de los impuestos a del diésel por parte del Gobierno.

 

suv lujo aleman altas prestaciones combustible frontal

 

Esto haría que su rentabilidad estuviese en riesgo para los compradores. Sin embargo, a día de hoy, todavía hay muchos segmentos donde un diésel es interesante. Y seguirá siéndolo, ya que un coche híbrido enchufable no es una solución demasiado interesante si quieres hacer largos viajes. Un coche eléctrico simplemente está descartado.

Por ejemplo, los SUV siguen siendo recomendables con motor diésel. La mayoría se compran con motor de gasolina, pero en este caso un diésel es mucho más eficiente. Por ejemplo, un BMW X5 30d con tracción integral anuncia un consumo de 7,5 litros con una aceleración en 6,5 segundos. Una cifra más que suficiente para la mayoría. El BMW X5 40i se va hasta los 10 litros de media, una cifra que en la vida real todavía es más alta.

¿Y cuál es la diferencia? Acelera algo más rápido, sí, pero su menor cifra de par hace que las sensaciones no sean demasiado diferentes en, por ejemplo, recuperaciones. La versión híbrida es más lenta pese a tener más potencia: el problema aquí es el peso, ya que supera los 2.510 kilos. ¿Qué supone eso? Pues que cuando la electricidad dice adiós, el motor de gasolina disparará sus consumos hasta los 13 o 14 litros. ¡Olvida esta opción para hacer largos viajes con la máxima eficiencia, ahorro y respeto medioambiental!

El diésel sigue siendo lo mejor para largos viajes

Si buscas un coche para viajar, un coche diésel sigue siendo una buena opción ya no solo para conseguir un coste por kilómetro inferior sino también para mejorar tu huella medioambiental. Por ejemplo, un diésel modelo como el del Skoda Octavia que te he comentado antes te permite consumos reales en torno a los 4,5 litros y unas emisiones de 119 gramos de CO2 por kilómetro, 8 gramos menos que su equivalente de gasolina.

Así pues, creo que los coches diésel todavía tienen futuro. Los coches híbridos deberían ser una buena solución para sustituirlos, pero su eficiencia todavía deja mucho que desear cuando, en viajes largos, la electricidad dice adiós. En coches grandes, el diésel es una opción fantástica: eso sí, si vas a recorrer mucha ciudad o trayectos cortos, los híbridos pueden ser una gran opción.


 

Más:

Diésel

Buscador de coches

Y además