Pasar al contenido principal

Opinión: ¿pueden las redes sociales cambiar el mundo del automóvil?

Esto tiene mucho más sentido del que piensas... ¡y hay ejemplos recientes que lo corroboran!

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Sistema MBUX de Mercedes

Seguro que te parece una locura que las redes sociales sean capaces de cambiar el mundo del automóvil, pero nada más lejos de la realidad. Vivimos en un mundo en el que casi todo lo hacemos a golpe de click y cada vez dependemos más de una pantalla.

Opinamos, nos informamos y por supuesto, nos entretenemos a través de las redes sociales pero... ¿podrían tener también influencia en la forma en la que conducimos? Las últimas noticias apuntan a que sí. 

No te pierdas: Los cinco datos tecnológicos más molones del Mercedes Clase A 2018

Y para muestra, un botón... El Mercedes Clase A 2018 no solo ha sido presentado como la cuarta generación del compacto, sino también como un aparato tecnológico. Tal cuál. Si has visto en alguna ocasión la forma en la que se presenta un 'smartphone', te aseguro que la presentación de todas sus novedades tecnológicas se ha llevado a cabo de manera parecida. 

No es extraño si tenemos en cuenta que el nuevo sistema Mercedes-Benz User Experience (MBUX) se usa más o menos como si fuera un terminal móvil de última generación. A través de las palabras 'Hey, Mercedes', puedes empezar a hablar con el nuevo Clase A y pedirle que te lleve a un destino, por ejemplo (¿no te recuerda a Siri o Cortana, los asistentes de voz de Apple y Google?)

Es cierto que esto no es muy novedoso, pero sí que lo es, por ejemplo, la inteligencia artificial... Es decir, que tu coche será capaz de memorizar cuáles son tus preferencias cada vez que entras en el coche y ajustar a tu gusto, sin que tu le digas nada, la iluminación ambiente, la temperatura o incluso llamar a tu contacto favorito, ese con el que siempre hablas antes de ir a estudiar, trabajar o a donde sea. 

 

A golpe de 'click': así funciona el MBUX de Mercedes

 

¿Pero crees que esta evolución es en balde? No lo es... Mercedes ha dejado claro que el público al que quiere llegar con su nuevo Clase A es joven, activo e interactivo; es decir, un perfil que todos identificaríamos sin tapujos con un 'smartphone' en la mano. 

Desde luego, la mejor manera de llegar a alguien así es intentando adaptar también su forma de moverse a esos rasgos que le caracterizan y sin que ello comprometa la seguridad al volante: para eso, lo mejor es que se encarguen de ello los propios fabricantes. Por tanto, está claro que sí, que las redes sociales pueden cambiar nuestra forma de conducir. O al menos la de las nuevos y próximas generaciones de conductores.

 

 

De hecho, las marcas trabajan incluso en el desarrollo de plataformas de coche compartido que agrupen a usuarios compatibles y complementarios, en función de sus perfiles en redes sociales y por tecnología de geolocalización, para que formen una comunidad 100 % digital y mucho más práctica. Un ejemplo de esto es e Nissan Intelligent Get&Go Micra pero Mercedes, junto con su Smart Vision EQ ForTwo, totalmente autónomo y eléctrico, quiere seguir el mismo camino. 

Por último, otro ejemplo de la repercusión del mundo de las redes sociales en los coches es el hecho de que las marcas cada vez miden más la manera en la que sus productos tienen repercusión en Internet. 

Por eso mismo, existen herramientas como GEOM Index, que se encargan de medir las opiniones de los usuarios en internet para determinar el valor de las marcas y sus productos en tiempo real. Así que sí, si eres un usuario digital… que sepas que tienes en tus manos el poder de llegar a las grandes marcas del mundo del automóvil. ¿Cómo? A través de tus redes sociales. ¿Dónde si no? 

Lecturas recomendadas