5 coches alemanes que no gustan ni en su casa

No hay por donde cogerlos, ni su origen los salva.

Actualizado
Audi A2

Probablemente estos sean los peores coches alemanes de los últimos tiempos, cinco coches alemanes que ni los propios alemanes quieren. Todos ellos tienen algo en común: con el paso de los años pocos les echan de menos y, muchos de ellos, fueron un sonoro fracaso comercial. Algunos son peores que otros, pero parece claro que ninguno de ellos satisficieron los gustos alemanes y, por ende, el gusto general de los posibles compradores.

No te lo pierdas: estos son los peores coches para moverse por ciudad

Y es que siempre se dice que los alemanes arriesgan poco: el Volkswagen Golf 2017 o el Audi A8 2018 son buenos ejemplos. Ahora bien, viendo lo que hacen cuando arriesgan un poco, mejor que se queden con los brazos cruzados. Todos los coches que puedes ver en la galería y que forman este ranking fueron coches innovadores, con un claro concepto por innovar e investigar nuevos nichos de mercados: todos ellos fracasaron. ¿Acaso los alemanes no tienen suficiente imaginación para crear productos nuevos que arriesguen y triunfen?

 

 

Bueno, tampoco es así, pero hay que reconocer que ellos son realmente expertos en evolucionar un concepto ya establecido en su momento y llevarlo a la máxima calidad posible: el Porsche 911 o el BMW M3 pueden ser buenos ejemplos. Estos cinco coches tienen todos algo en común: no son coches nuevos, están fabricados en Alemania y la verdad es que no he querido optar por coches de marcas alemanas producidos en otros países: en ese caso la lista podría ser bastante más larga: ¿crees que un alemán está orgulloso del Mercedes Citan?

 

Peores coches alemanes: Audi A2

Audi A2 compacto utilitario fracaso

El Audi A2 fue un adelantado a su tiempo: utilizó una estructura de aluminio que le dotaba de una ligereza muy interesante, pero al final tanto el diseño como su precio algo elevado le condenaron al fracaso. No se vendió bien ni en Alemania y finalmente Audi perdía mucho dinero por cada coche.

Peores coches alemanes: Mercedes Clase A antiguo

Mercedes Clase A antiguo compacto

Mercedes necesitó 15 años para entender lo que la gente buscaba: un compacto de calidad y con una imagen espectacular. Desde 1997, la marca optó por que el Mercedes Clase A fuese un pequeño monovolumen práctico pero algo feo: jamás alcanzó las ventas de sus rivales, ni del Audi A3 ni del BMW Serie 1 posteriormente...¡hasta que llegó la tercera generación y lo modificaron por completo!

Peores coches alemanes: Opel Signum

Opel Signum fracaso coches alemanes

Los alemanes haciendo inventos parecen no ser muy buenos: el Opel Signum no está todavía muy claro qué era. Sobre el papel, una versión más premium del Opel Vectra, con un mayor espacio interior en todas las cotas. No es un familiar, no es un monovolumen, nadie entendió qué era: el fracaso estaba cantado.

Peores coches alemanes: Volkswagen Phaeton

Volkswagen Phaeton berlina lujo fracaso

Uno de los coches más incomprendidos de la industria alemana. Piech quiso que Volkswagen luchase en el segmento de las berlinas de lujo y lo hicieron con el Phaeton, un sedán de lujo realmente interesante pero con una imagen de marca que no podía luchar con los Audi A8, BMW Serie 7 o el todopoderoso Mercedes Clase S. Esto hizo que pocos lo compraran, aunque en Alemania se vendió algo mejor que en otros mercados con una 'marquitis' más aguda.

Peores coches alemanes: BMW Serie 5 GT

BMW Serie 5 GT monovolumen lujo familiar

Algo parecido al Signum: una berlina de lujo pero en talla XXL para conseguir el máximo espacio interior. Eso sí, por el camino sacrifica capacidad dinámica, importante en un BMW, y, sobretodo, la imagen: no hay por donde cogerlo.

Lecturas recomendadas