Pasar al contenido principal

5 coches alemanes que no gustan ni a los alemanes

No hay por donde cogerlos, ni su origen los salva.

Probablemente estos sean los peores coches alemanes de los últimos tiempo, cinco coches alemanes que ni los propios alemanes quieren. Todos ellos tienen algo en común: con el paso del tiempo pocos les echan de menos y, muchos de ellos, fueron un sonoro fracaso comercial. Algunos son peores que otros, pero parece claro que ninguno de ellos satisficieron los gustos alemanes y, por ende, el gusto general de los posibles compradores.

No te lo pierdas: estos son los peores coches para moverse por ciudad

Y es que siempre se dice que los alemanes arriesgan poco: el Volkswagen Golf 2017 o el Audi A8 2018 son buenos ejemplos. Ahora bien, viendo lo que hacen cuando arriesgan un poco, mejor que se queden con los brazos cruzados. Todos los coches que puedes ver en la galería y que forman este ranking fueron coches innovadores, con un claro concepto por innovar e investigar nuevos nichos de mercados: todos ellos fracasaron. ¿Acaso los alemanes no tienen suficiente imaginación para crear productos nuevos que arriesguen y triunfen?

 

 

Bueno, tampoco es así, pero hay que reconocer que ellos son realmente expertos en evolucionar un concepto ya establecido en su momento y llevarlo a la máxima calidad posible: el Porsche 911 o el BMW M3 pueden ser buenos ejemplos. Estos cinco coches tienen todos algo en común: no son coches nuevos, están fabricados en Alemania y la verdad es que no he querido optar por coches de marcas alemanas producidos en otros países: en ese caso la lista podría ser bastante más larga: ¿crees que un alemán está orgulloso del Mercedes Citan?

 

Lecturas recomendadas