Pasar al contenido principal

La policía de Bilbao no cabe en sus nuevos coches patrulla de alta gama

Esto solo pasa en España, el país de Pepe Gotera y Otilio.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Pone 21 multas y le cazan, claro

Aunque parezca increíble, la policía de Bilbao no cabe en sus nuevos coches patrulla de alta gama recién estrenados. Para ser precisos, el problema afecta a los agentes que miden a partir de 1,80 metros, unos 70 funcionarios de la plantilla.

Estos son los mejores coches de policía del mundo

La falta de espacio en el interior del modelo Mercedes Clase B Sport Tourer hace que los servidores de la ley más altos se queden prácticamente encajados al sentarse en el puesto de conducción. 

Sin embargo, el problema no reside en las dimensiones del habitáculo del mencionado modelo de Mercedes, sino en la mampara de seguridad instalada entre los asientos delanteros y traseros y que aísla a los detenidos en las plazas posteriores.

Así las cosas, la mitad de la renovada flota, es decir, 16 unidades de los coches de la Policía Municipal de Bilbao, cuentan con dicho elemento de protección, el cual reduce considerablemente la habitabilidad en las plazas anteriores. 

Los agentes han denunciado que no pueden soportar dicha postura tan incómoda durante la jornada de trabajo. Es decir que se bajan de los coches patrulla de Bilbao hechos un cuatro, encogidos y entumecidos. Ante esta situación, han decidido volver a trabajar con los antiguos vehículos. Además, han presentado sus quejas en el Sindicato Vasco de Policía y Emergencias (SVPE).

 

 

Antes estas denuncias, la Inspección de Trabajo de dicha Comunidad ha conminado al Ayuntamiento de Bilbao para que en un plazo de tres meses se implementen las necesarias modificaciones en los Mercedes con el fin de que no entrañen un riesgo para la salud y seguridad de los trabajadores.

Pues la solución no parece fácil. Los técnicos consultados han advertido que no resultará sencillo retrasar unos centímteros la mampara que divide el interior de los coches patrulla de Bilbao con el fin de aumentar el espacio en las plazas delanteras.

Resulta evidente que la inversión de 1,7 millones de eurazos destinada por el Ayuntamiento de la capital vizcaína a renovar su flota, no ha resultado la más rentable del mundo. Desde el momento en el que se hizo pública la adjudicación de la compra la firma de la estrella, la operación estuvo envuelta en polémica, puesto que se desestimaron otra ofertas de modelos más económicos de Citroen y Renault.

Ahora cuentan con unos coches patrulla de Bilbao muy lujosos y pijos, pero inservibles porque en ellos no caben sus empleados. Esto solo pasa en este país. 

Lecturas recomendadas