Pasar al contenido principal

Prueba Mazda MX-5 (NA): la receta original no pasa de moda

Mazda MX-5 (NA)

Un coche tan divertido de conducir ahora como en 1989 

Lanzado en 1989 como un deportivo descapotable asequible, más de 30 años y cuatro generaciones después, Mazda ha vendido más de un millón de MX-5. Ha sido incluso reconocido en el Libro Guinness de los Récords como el deportivo biplaza más vendido del mundo. Sin embargo, nada de eso hubiera sido posible sin el éxito y la popularidad del coche que os mostramos aquí: el MX-5 de primera generación. 

Con un diseño inspirado en el Lotus Elan, es reconocido y amado merecidamente en todo el mundo. Bonito a la vista, notable por su simplicidad y, sobre todo, tremendamente divertido de conducir, en estos días es una de las formas más baratas de adquirir un automóvil deportivo biplaza descapotable. 

Originalmente disponible con un solo motor, uno de 1,6 litros que producía 115 CV, en 1994 se introdujo uno de 1,8 litros que ofrecía 14 CV adicionales. No suena a mucho, de acuerdo, pero con un peso de 960kg, era lo suficientemente bueno como para marcar un tiempo de 0 a 100 km/h de 8,1 segundos y una velocidad máxima de 202 km/h. Y como te dirá cualquiera que haya conducido uno, una vez que dejas caer el techo y encuentras algunas carreteras secundarias, es más que suficiente para dejarte con una sonrisa.

¿Cómo es conducirlo?

Heroicamente divertido, en pocas palabras. Tras colocarte detrás del -bastante grande- volante de tres radios, estás sentado más alto que en las generaciones posteriores, pero los asientos brindan mucho apoyo y son cómodos. 

Giras la llave en el encendido - ¿te acuerdas de eso? - y el motor cobra vida. La nota del escape es deliciosamente característica de la vieja escuela, no hay nada de este ruido sintetizado que te encuentras en los coches eléctricos en estos días. No necesitas molestarte en buscar Spotify aquí -y por supuesto, no encontrarás Apple CarPlay o Android Auto-.

Al comenzar, se nota lo sensible que es el acelerador. Nada malo. Y esto viene seguido inmediatamente por la alegría de usar la rechoncha palanca de cambios, con su tiro corto y agudo, combinado con la fantástica caja de cambios de cinco velocidades.

No hay mucha diferencia entre el motor de 1,6 litros y el de 1,8. Mientras que el primero produjo 115 CV, el segundo lo incrementó a 129 CV, así como incluía un aumento de par más notable a revoluciones más bajas. Era genial para volverse loco en carreteras secundarias, básicamente.

Pero eso no es todo. También trajo consigo una ligera mejora en el chasis, incluidas las barras de refuerzo entre los cinturones de seguridad, así como en los bastidores auxiliares delantero y trasero. Pequeños detalles, pero que ayudaban a mejorar el refinamiento en las carreteras típicamente bacheadas.

Por otro lado, lo que le faltaba al Mazda MX-5 en potencia lo compensaba con creces en la forma en que se manejaba. Esto era así gracias a una dirección precisa, una distribución de peso 50:50 y la configuración de tracción trasera. Agregar más potencia hubiera significado más peso, y cuando se trata de este coche, menos, es más.

Con la ayuda de la suspensión independiente de doble horquilla en las cuatro ruedas, no es ningún secreto que esta generación del MX-5 va especialmente bien en algunos caminos rurales tranquilos y retorcidos. La conducción es muy agradable y, lo mejor de todo, te anima a divertirte.

Mételo en una autopista y es una historia ligeramente diferente, pero este coche no fue diseñado para eso. No, este va mejor con el techo bajado, bajo el sol del verano, cuando te apetece ir a dar una vuelta por el mero hecho de hacerlo. Felicidad.

¿Cómo es por dentro?

Refrescantemente simple. Para poner en contexto la llegada de este descapotable, iban a pasar aún 18 años antes de que Apple lanzara el iPhone. Lo que significa que no hay ninguna pantalla táctil de estilo Tesla, ni elegantes botones hápticos. Y eso no es nada malo.

Míralo tú mismo en las imágenes. Simplemente hay un sistema de aire acondicionado operado manualmente, un reproductor de cassette, un encendedor, un par de interruptores de luz y... Eso es todo. No se requieren conocimientos técnicos aquí; lo que ves es básicamente lo que hay. Algunos pueden decir que se siente un poco anticuado, pero todo contribuye a su naturaleza centrada en el peso ligero. 

Mazda MX-5 (NA) interior

Los más avispados también habréis notado que los indicadores y las palancas del limpiaparabrisas están en sentido contrario a los coches con especificaciones europeas: indicadores a la derecha y el limpiaparabrisas a la izquierda. Técnicamente, esto permite cambiar de marcha al mismo tiempo que indicas, pero la discusión se desata sobre cuál es la forma "correcta" e "incorrecta". Cuesta un poco acostumbrarse, pero todo es parte de la diversión, ¿verdad?

Mientras tanto, el techo plegable de tela también se acciona manualmente. No tiene sentido añadir un mecanismo innecesariamente pesado, ¿verdad? También es fácil de soltar: todo lo que necesitas es deshacer dos clips, y luego, lo pliegas detrás de los asientos traseros. Fácil.

¿Por qué debería elegir este sobre las generaciones posteriores?

Porque es donde comenzó la historia del MX-5, porque podría decirse que es el más atractivo de conducir y porque es el único MX-5 que cuenta con faros delanteros retráctiles. 

La segunda generación reemplazó a este en 1997, después de ocho gloriosos años a la venta. Y, si bien es posible que necesites tener un poco de paciencia para encontrar uno original en buenas condiciones -los primeros modelos tienen ahora un tercio de siglo, nada menos-, merecerá la pena la espera. Aunque solo sea por las miradas envidiosas de los vecinos.

¿Cuánto debería pagar por él?

En su día, el MX-5 costaba algo menos de 15.000 libras -unos 17.500 euros- nuevo, lo que era muy asequible. En estos días, obviamente se pueden obtener por mucho menos. Evita los que valgan menos de 1.000 libras, pero puedes encontrar buenos coches dignos de circular por solo 2.000 libras. Espera pagar alrededor de 10.000 libras -unos 11.600 euros- por los que están en óptimas condiciones.

Como te puedes esperar con un coche de 30 años, la mayoría de los de primera generación habrán recorrido muchos kilómetros, pero eso no es nada de lo que preocuparse. Tanto el motor como la caja de cambios han demostrado ser tremendamente fiables y deberían -siempre que se hayan revisado con regularidad- ofrecer muchos kilómetros de conducción sin problemas.

El principal enemigo, como ocurre con todos los vehículos más antiguos, es la corrosión, principalmente en los umbrales y los pasos de rueda traseros. Antes de comprar cualquier ejemplar, es esencial verificar esto y tener en cuenta los posibles gastos de reparación, ya que pueden aumentar rápidamente. También merece la pena echarle un buen vistazo al techo de lona para asegurarse de que esté en buenas condiciones y, lo que es más importante, que sea impermeable.

Veredicto

Mazda MX-5 (NA)

Es asequible, descapotable y muy divertido de conducir. Palabras que podrían haber sido igual de relevantes cuando el MX-5 de primera generación se reveló por primera vez al mundo hace más de 30 años. ¿Necesitamos decir más?

Con un pedigrí tan bueno como este, no es difícil ver por qué ha ido viento en popa, convirtiéndose en una historia de éxito sin precedentes en la actualidad. Y cuando se trata de una conducción atractiva de la vieja escuela, no hay nada mejor.

Buscador de coches

Y además