Pasar al contenido principal

Prueba: Shelby GT500 vs Alfa Romeo Giulia GTAm

SHELBY MUSTANG GT500 VS ALFA ROMEO GIULIA GTAM
Foto: Jonny Fleetwood
Jonny Fleetwood

Por coches así, merece la pena volverse loco

Texto original de Tom Ford

Me están investigando. “No, de ninguna forma. ¿Lo estás acelerando demasiado?

"No lo creo..." Murmuro vagamente, sin mencionar que en realidad estoy manteniendo el coche a unas 1.000 rpm por debajo del nivel en el que debería estar. “Entonces tendrás que sacarlo del modo Circuito. Es demasiado ruidoso..."

“Ah, sí. ¡Haré eso!" Exclamo alegremente, jugueteando teatralmente con una palanca grande del tablero y levantando el acelerador. "Así estará bien entonces. ¡Gracias!"

Me alejo, dejando a un comisario de aspecto confuso golpeando el aire con su medidor de ruido. El Mustang no estaba en modo Circuito. Estaba en el modo más silencioso que pude encontrar, y aun así falló la prueba de ruido de una forma tan espectacular que todos pensaron que el escape se había caído.

Esto, al parecer, es parte del plan, porque estás viendo la muerte de la sutileza. Un Ford Mustang Shelby GT500 de color verde cítrico y un Alfa Romeo Giulia GTAm de color verde oscuro. Siendo ambos el punto álgido de sus respectivos rangos, coches amplificados, encarnaciones de superhéroes en coches que además incluyen pobres relaciones con sus respectivos árboles genealógicos. Ambos son ruidosos, ineficientes y un poco tontos. Ambos son, por tanto, según mi niño interior, absolutamente brillantes. Esto se hace de dos maneras: precisión europea o influencia estadounidense.

El centro de atención en todo momento

El Mustang es inmediatamente el que más llama la atención, simplemente porque es posiblemente el coche de carretera más ruidoso que haya probado. Los cuatro tubos de escape son lo suficientemente grandes como para perder a un niño ahí dentro, y fallaron todas las medidas de decibelios que pudimos hacerles. Además, la pintura 'Grabber Green' es un asalto para los ojos tanto como el escape para los oídos. Es perverso y ensanchado, es afilado, y está adornado con tomas de aire, un voluptuoso alerón trasero de carbono y splitter delantero corta-tobillos. También tiene un bulto en el capó del tamaño de Glastonbury Tor.

También es muy posible que sea -al menos, en Estados Unidos- una de las cosas rápidas de mejor precio que existen. El que veis, que cuesta un poco más de 50.000 libras -72.900 dólares-, es un Mustang con una caja de siete velocidades de doble embrague, tracción trasera, suspensión activa MagneRide y una gran cantidad de conocimientos técnicos incorporados. Ah, y tiene un supercargador tipo Roots de 2,65 litros con un motor V8 de 5,2 litros asociado a él. Y sí, lo digo así por una razón: a velocidad máxima, el 'cargador' en sí mismo necesita 90 CV solo para alimentarlo. Si a esto le añades un coche de 760 CV, llegarás en 3,5 segundos a 100 km/h y la velocidad máxima será de 290 km/h. Piensa en el valor real de tu inversión. Este coche es como un mazo.

Precisión y tecnología italianas

El Alfa, por otro lado, es el filo más afilado de la hoja de la gama Giulia. El Giulia GTA estándar trae consigo un splitter delantero ajustable y un alerón trasero de cola de pato cortesía del aeroconspirador de Alfa, Sauber Engineering. Trae un V6 de 2,9 litros biturbo ligeramente más potente que el QV estándar -540 CV vs 509 CV-, liberado principalmente a través de un sistema de escape de titanio Akrapovic con salida central y unos ajustes de ingeniería relativamente menores como una rueda del turbocompresor más grande, pistones más brillantes, bielas reforzadas, resortes de la válvula personalizados y enfriadores de aceite más eficientes. 

Hay una caja automática con levas de 8 velocidades y también presenta una sobrecarga viral de carbono: eje de transmisión, capó, techo, parachoques delantero, pasos de rueda delanteros e inserciones de los pasos de rueda trasera, y las carcasas de los asientos deportivos Sabelt. Todos son de ese material. Por otro lado, los ejes son 50 mm más anchos y las ruedas son muy chulas, pero tienen bloqueo central de carreras. También, los frenos son de cerámica, así que no se está jugando aquí.

El GTAm de las imágenes lleva todo eso un paso más allá y añade: menos peso, menos comodidad y menos pasajeros. El parabrisas es más delgado, la luneta trasera es de policarbonato. No hay asientos traseros, ya que han sido reemplazados por una media jaula codificada por colores, un extintor de incendios empotrado y huecos con pequeñas formas para colocar cascos de carreras. Aunque el alerón es más alto, el régimen significa que este coche es aproximadamente 100 kg más ligero que un QV estándar. Haciéndolo un poco menos de 400 kg más ligero que el Mustang.

Pero el GTAm es más que un hot rod. No tiene más potencia que un GTA estándar, pero este es un Giulia que trae consigo cambios de piloto de F1: concentración absoluta y un compromiso glorioso. El camber es agresivo y los ajustes se han hecho para clavar un tiempo de vuelta. Cuesta 158.000 libras , eso sí.

Entonces, las tácticas iniciales de estos coches son obvias y poco sutiles, pero ¿a quién le importa? Esa es la idea. El Mustang tiene una presencia que sobresale por todas partes, y no me refiero solo al trabajo de pintura: cuando esta cosa pasa al lado de otro coche o aparece en el espejo retrovisor, le prestas atención, porque manipula tu atención como un artista manipula la pintura sobre un lienzo. Primero, la gente lo oye. Entonces, lo ven. Luego, intentan hacer una foto mientras pronuncian malas palabras. Es como ver una película particularmente obscena sin sonido.

El Alfa es más sutil, pero con ese alerón trasero de carbono de doble altura, los cortes aerodinámicos de carbono, las tomas de aire abiertas y el splitter delantero ajustable, no está pasando precisamente desapercibido. Míralo entre otros coches y te parecerá un depredador de algo, deslizándose entre las manadas de tráfico de forma elegante y arrogante. Ruge, pero con una aspereza sedosa y no tiene la demanda auditiva de atención del Ford. Y, sin embargo, lejos de ser el horror que parecen, estos dos parecen complacer a todos como unos elementos de teatro callejero.

El Mustang inicialmente se siente voluminoso y fuerte, cómodo y pesado. Hay peso en todo, desde la dirección hasta los frenos, pero los enormes discos de acero proporcionan el tipo de potencia de frenado que arruga el asfalto. Es, sorprendentemente cómodo, más allá del ruido interminable. Es como un sillón nuclear. ¿Y puede adelantar a otros? Pasarás el objetivo antes de que puedas preocuparte sobre el espacio. Es impresionante y se maneja suavemente. Consume alrededor de 13 litros cada 100 km. En un circuito, subirá a 65.

Ford Mustang Shelby GT500
Jonny Fleetwood

El Alfa Romeo, por otro lado, se siente nervioso en comparación. Es frenético en sus intenciones, pero también es relativamente utilizable, flexible y directo sin causar problemas. Se siente bien amortiguado, devotamente europeo en su textura, más compacta. Aunque las diferencias físicas en realidad no son tan marcadas. También puede abrir vedas de adelantamiento que realmente no existen para otros coches. Ambos, para ser justos, son demasiado rápidos para un entrenamiento adecuado en una vía pública. Así que volvimos a la pista de la que vinimos.

El Mustang puede, en ocasiones, sentirse un poco ‘demasiado’. Hay un lugar en el rango de revoluciones donde el GT500 hace un ruido como si fuera una tuba supersónica, pero en realidad no va tan rápido y es una disparidad que en realidad es un poco vergonzosa. Pero písale, golpea el acelerador de recorrido increíblemente largo hasta el fondo, y los bordes de ese ruido se agudizarán. Entonces se deshilachan y se vuelven crudos. 

Empieza la fiesta

Y entonces el GT500 empieza a comer. Lo que era un autobús ruidoso, pero en gran parte cómodo, de repente se levanta ligeramente y comienza a tirar del horizonte hacia atrás a través de tus ojos a 7.500 rpm. Este motor tiene el nombre en código 'Predator', presumiblemente porque busca todo el oxígeno disponible en las inmediaciones. El pensamiento consciente se pliega como un televisor viejo que se apaga de repente, la imagen se comprime hasta convertirse en un solo punto de luz. Ese punto es hacia dónde estás mirando. Todo lo demás es estático.

Suceden muchas cosas a la vez. Si es progresivo, la parte trasera se retorcerá durante los cambios, pero no perderá la integridad por completo. Aprieta el acelerador en las dos primeras marchas y simplemente evaporarás los neumáticos traseros. Pero si eres un poco más juicioso, el GT500 se agarrará, incluso en sus Michelin Pilot Sport 4S más inclinados a la carretera. 

Ford Mustang Shelby GT500
Foto: Jonny Fleetwood
Jonny Fleetwood

Dios sabe cómo sería con los súper pegajosos Cup2. Además, hay un paquete de carbono opcional de 13.000 libras que elimina los asientos traseros y agrega ruedas de carbono y neumáticos de pista. Y aunque ese poderoso motor hace muchas preguntas muy precisas, resulta que este es un Mustang en el que el chasis te da respuestas satisfactorias.

No es el último grito en precisión, pero este coche tira de maravilla. Se encoge para encajar y se resuelve cuanto más rápido vas. El cabeceo y balanceo que se siente tan cómodo en la carretera se silencia, pero no se elimina. La caja Tremec de siete velocidades mueve las marchas en lugar de entregarlas y el acelerador se siente como si se acortara seis pulgadas. El pedal del acelerador todavía se siente como un control de tracción primitivo por ser tan largo, y el peso de la dirección aumenta sin agregar más textura, pero el Mustang ahora reacciona a tus órdenes tan difíciles de trasladar a la carretera.

Y es rápido. El ruido del sobrealimentador puede perderse en la grandilocuencia del escape, pero sus efectos se sienten en todo el rango de revoluciones. El aumento es interminable, suave y embriagador. El problema aquí es que el Mustang te incita a una falsa sensación de seguridad, cuando en realidad estás jugando a la ruleta rusa con la mitad de las balas en el tambor. Empuja lo suficientemente fuerte durante el tiempo suficiente, y "si" se convertirá en "cuándo". Tuve este momento, y fue…Instructivo. Fui con más cuidado después de eso, y es que el miedo es una estrategia de motivación altamente efectiva.

El Alfa Romeo Guilia GTAm es diferente. Es más elegante y devoto. Totalmente sorprendente. Es, para ser franco, la antítesis del Mustang, pero sin dejar de estar en gran parte en el mismo marco de referencia. Donde el Mustang usa el trauma de la fuerza contundente de los caballos de fuerza, el GTAm es el equilibrio quirúrgico de un peso más liviano, un buen ajuste de la suspensión y la agresividad en las carreras. 

Alfa Romeo Giulia GTAm
Jonny Fleetwood

El Ford es motor, el Alfa es chasis. A 50 metros puedes sentir de dónde viene el Alfa y su nitidez es total. Es rápido y tiene fuerza, pero no tiene el empujón que maneja el Ford. Eso sí, se necesita una distancia mucho más corta para detenerlo con sus frenos cerámicos igualmente brutales, y llevarás más velocidad prácticamente en todas partes.

De hecho, terminas sobrecargándolo un poco, solo hasta que te acostumbras a ser más delicado. No prospera con una agresión sin sentido: no quemará rueda y, si haces un dónut, la caja de cambios se pone en punto muerto. Si lo haces derrapar, se pone de mal humor, pero si vas muy, muy rápido y dejas que se desvanezca en un sobreviraje de potencia, es un ballet. 

Empuja lo suficientemente fuerte y es un traste de emociones enredadas en una fracción de segundo escalofriante. Eventualmente retrocedo un poco, solo para tomar un respiro. El coche es inteligente y yo existo para alimentarlo y jugar con él. Pero aún mantiene un aire de superioridad. Es un gato, básicamente. Pero hazlo bien, haz para lo que está diseñado, cose un trozo de carretera con el glorioso hilo de este motor, y el GTAm será simplemente impresionante.

Esta Giulia podría haberse estropeado muy fácilmente. Una visión gloriosa que desarrolló cataratas y se volvió borrosa en los bordes, diluida por la realidad de tener que tener a gente normal conduciéndolo, gente cuerda con una notable brecha de talento. No basta con hacer algo rápido, tiene que ser emocionante y agradable para los pilotos que no son de Fórmula 1. Alfa no se ha equivocado aquí. El GTAm es divertido, rápido y fluido.

Por supuesto, quiero argumentar que estos coches deberían ser manuales, para obtener el máximo de puntos de entusiasta y una necesidad atávica de tres pedales para bailar. Después de todo, es muy posible que no sean las cosas más rápidas en un día de pista serio, por lo que bien podrían ser aún más interesantes. Pero en realidad, cuando empiezas a fijarte, estas cajas de cambios son tan buenas que importa poco.

No, nunca pueden ser tan deliberadamente satisfactorios como si tuvieran ese cambio de marchas manual, pero su brillo metronómico te asegura que consigas más marchas y eso te deja con más espacio cerebral para perfeccionar las líneas y la velocidad. Te sorprendería saber cuánto tiempo dedicas a tomar una curva correctamente cuando no estás pensando en el cómo y el cuándo de los cambios de marcha manuales. 

Ford Mustang Shelby GT500 vs Alfa Romeo Giulia GTAm
Foto: Jonny Fleetwood
Jonny Fleetwood

No es mejor, pero diría que en estos días tampoco es peor. Y tampoco estoy del todo seguro de cuál de estos coches es realmente más rápido. En cualquier cosa con rectas grandes y largas, creo que el GT500 ganaría. En cualquier cosa que dependa de cambios de dirección y de un agarre absoluto, creo que el Alfa le haría picadillo al Ford.

Pero seamos honestos aquí, estos dos no compiten. En absoluto. Simplemente existen en un espacio supuestamente similar. Si quieres algo con lo que sumergirte en él, necesitas un coche como uno de estos. No son los más rápidos: hay pesos ligeros que les darían un puñetazo por su velocidad en las curvas y superdeportivos que se los comerán vivos. Pero se sienten emocionantes, interesantes y alegres. Y sí, un poco tontos.

Pero donde muchos coches modernos son devoradores de datos, estos dos coches son todo corazón, ruido y buen sentimiento expresivo. Y eso es lo que los hace geniales. Elimina el aislamiento emocional que obtienes con un coche "normal" y obtendrás experiencias con la fuerza de un vendaval. Con los coches eléctricos redefiniendo la experiencia del rendimiento, estos coches se están volviendo cada vez más anacrónicos. Pero ellos son los que echaremos de menos, a los que señalan los niños. Vibran con el tipo de energía pura de gasolina que nos llevó a todos a interesarnos por los coches en primer lugar.

Y, sin embargo, en un sentido real, el futuro ya está hipotecado frente a la necesidad de una mayor eficiencia. Hay una pizca de esperanza en la forma de los combustibles sintéticos, pero el hecho es que el enfoque del fabricante inevitablemente se desviará de las cosas que son innecesarias. Lo que significa que, cuando se hable de los topes de gama de alta potencia en los productos actuales, ¿estamos realmente mirando hacia un bucle definitivo? Posiblemente no, dado que nos queda poco menos de una década en el Reino Unido antes de que cambie la legislación, por lo que hay tiempo para que vivamos algunos fuegos artificiales de despedida. Pero por lo que estoy viendo aquí, estos dos ya lo están haciendo bien.

Dudo en usar la palabra ‘último’, porque está tan gastada en estos días que no estoy seguro de que tenga mucha relevancia. Todo parece ser lo último, desde cuencos para perros hasta pantalones. Y eso es un poco triste, porque en un mundo en el que todo es definitivo, no hay futuro. Sugiere que hemos alcanzado su punto máximo. Pero con estos dos, no creo que debamos preocuparnos todavía.

Ver otros acabados de Alfa Romeo Giulia
  • Precio

    199.500

  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    2.891 cc

  • Par motor

    600 Nm /2.500 rpm

  • Potencia

    540 cv /6.500 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Trasera

  • Capacidad maletero

    0 L / 0 L

  • Aceleración 0-100

    3,8 s

  • Velocidad máxima

    300 km/h

  • Consumo oficial

    10.8 l/100km

  • Garantía

    2 años

  • Tipo de combustible

    Gasolina

Y además

Buscador de coches