Pasar al contenido principal

¿Pueden los SUV de lujo con una colina nevada?

No esperabas verlos en esta situación.

Imagen de perfil de Álex Morán
SUV de lujo en la nieve

La principal crítica a los SUV es que pecan de fachada pero que, al menos la mayoría, no ofrecen muchas más garantías fuera de pista que un turismo salvo por la mayor altura libre al suelo. Es por eso que poner a competir entre ellos a modelos premium para ver quien sube mejor una colina nevada es algo que a nadie se le había ocurrido… hasta ahora.

Unos compañeros rusos (quien si no) han tenido esta idea que, siendo sinceros, es realmente buena. Por el precio que pagan los compradores de estos carísimos todocaminos y, aunque no sean todoterrenos propiamente dichos, lo suyo sería que todos fueran capaces de tener un desempeño más que decente fuera del asfalto. Pero, ¿es así?

Echemos un vistazo a los participantes. El primero es un Mercedes Clase G, lo que ya disipa toda duda, pero es que encima se trata de la salvaje versión G63 AMG, por lo que no creemos que nadie en su sano juicio sea capaz de albergar siquiera el mínimo pensamiento de que el alemán puede con todo.

Sin embargo, al contrario que éste, que es un todoterreno de pies a cabeza, sus compañeros para la jornada son SUV: Audi Q7, Range Rover, Porsche Cayenne y Toyota Land Cruiser. Todos ellos modelos bastante lujosos y cargados de tecnología.

El reto consiste en subir una colina llena de nieve, bastante empinada y con distintos repechos… ¿suficiente como para separar el grano de la paja? No daremos pistas más allá de que hay algún que otro intento fallido.

Lecturas recomendadas