Pasar al contenido principal

¿Por qué algunos coches alemanes están limitados a 250km/h?

400 CV, 500 CV, 600 CV… y la velocidad máxima es la misma, 250 km/h.

Imagen de perfil de QuiqueLeon4
BMW M5 2018

El BMW M5 2018 aterriza en el mercado para mejorar las capacidades de su predecesor. La berlina deportiva de la marca alemana declara de inicio nada menos que 600 caballos de potencia, recurriendo al mismo motor V8 que ha incrementado su energía. Pero, pese a que esta nueva generación es más potente, si nos fijamos en su velocidad máxima nos encontramos exactamente con la misma, 250 km/h. Una velocidad que, como sabemos, está limitada. ¿Por qué algunos coches alemanes están limitados a 250km/h?

No te pierdas: ¿A qué velocidad saltan los radares en 2017?

400 CV, 500 CV, 600 CV… y la velocidad máxima es la misma, 250 km/h. Por alguna razón, una gran parte de los coches alemanes de enfoque deportivo cuentan de serie con un limitador que “clava” su velocidad máxima en 250 km/h. Lo vemos en modelos como el BMW M5 de 600 caballos de potencia o en otros llegados de marcas como Mercedes, Volkswagen o Audi. La razón parece que tiene que ver con el país de origen de todas ellas, Alemania, pero, ¿cuál es la razón?

Sin límites de velocidad en carretera

Tenemos que remontarnos a los años 80 cuando los fabricantes de coches estaban sometidos a varias presiones. En primer lugar, el Partido Verde hacía años que habría presentado al Gobierno de Alemania una serie de documentos que probaban que el crecimiento de la contaminación en el país estaba relacionado con la velocidad ilimitada de las famosas autovías Autobahn. Este mismo partido pedía que estas vías tuvieran una velocidad limitada, y aunque sus peticiones no llegaron a hacerse realidad si llegaron a los fabricantes.

A estas peticiones que llegaban al Gobierno había que sumar el miedo a que las muertes en carretera aumentaran por la llegada de modelos más potentes al mercado. La potencia de las berlinas alemanas no paraba de aumentar, y, de forma paralela, la velocidad máxima que podían llegar a alcanzar. Las principales marcas de coches del país se sentaron a dialogar y entonces decidieron firmar un acuerdo para limitar sus coches a 250 km/h.

No todas las marcas firmaron este acuerdo, además de que diferentes opiniones apuntan a que fue un tema de intereses más que de responsabilidad social. Diferentes colectivos aseguraron que se trataba de una forma de eludir responsabilidades si las muertes en carretera aumentaban. En plena lucha por lanzar el coche más rápido y potente no era un debate en el que querían entrar los principales fabricantes.

 

Un acuerdo con matices

BMW, Mercedes, Audi y Volkswagen firmaron, aunque por ejemplo Porsche no lo hizo. La madre del 911 peleaba en otra liga, y con una oferta limitada su mejor publicidad era la velocidad que alcanzaban sus coches. En 1987 se firmó el acuerdo y poco después llegó el BMW 750iL, berlina que con 300 caballos de potencia estaba limitada a 250 km/h de velocidad máxima.

 

 

La marca de las aspas es quizás la compañía que más estricta se mantiene ante este límite pese a que se vendan paquetes que deslimitan sus coches. Y es que vemos como los Audi R8 o Mercedes-AMG GT no cuentan con limitador de inicio aunque fueran parte de ese acuerdo. Aunque claro, si tienes enfrente a un Ferrari 488 GTB o un Lamborghini Huracán, la velocidad máxima es clave para mirar por el retrovisor a tus adversarios.

 

Lecturas recomendadas