Pasar al contenido principal

¿Sabes qué es lo que debes hacer si te quedas sin batería?

Deja el miedo atrás.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Batería del coche con pinzas

¿Qué hacer si te quedas sin batería en el coche? Si utilizas poco tu automóvil y tienes pensado reclutarlo para que sea tu fiel compañero en vacaciones, es importante que sepas responder a esta cuestión. Y que también conozcas cómo afecta el calor a tu coche... Prestar un poco de atención a un elemento tan vital es realmente sencillo. Y puede ahorrarte desperdiciar un día libre a lo loco. ¡Toma nota! 

 

¿Cuál es la vida útil de una batería?

Antes de empezar a contarte qué hacer si te quedas sin batería, es preciso comenzar por el principio: ¿qué función cumple este elemento dentro de tu coche? Como ya deberías saber, la batería es la encargada de suministrar la energía eléctrica necesaria a todos los elementos del vehículo cuando éste no está arrancado -con el bloque en marcha es el alternador el encargado de llevar a cabo esa tarea- y también de proporcionar al motor de arranque la fuerza suficiente como para provocar el encendido de las cámaras de combustión. Por mucho que la cuides, debes saber que su vida media es de unos cuatro años y que, una vez haya alcanzado la mitad de ésta, deberías revisarla de vez en cuando. No, el hecho de que en el cacharro que tienes medio abandonado en el pueblo la batería te esté durando ocho años no es una proeza: fíate y te dejará sin planes a la primera de cambio. 

 

¿Qué hacer si te quedas sin batería? 

Si al llegar el momento de arrancar tu coche y ponerte en marcha el efecto de girar la llave es el mismo que si lo estuvieras haciendo dentro de una lata de mantequilla, tienes un problema: tu vehículo se ha quedado sin batería. Aunque realizar un diagnóstico del problema debería ser lo primero en que pensar, en ocasiones el tiempo apremia y lo más urgente es salir del atolladero para llegar a esa reunión de trabajo importante, esa cita con tus colegas para ver el partido... o acudir a tu carretera de montaña favorita para disfrutar de unos cuantos kilómetros de curvas. 

¿Sabrías reaccionar si te quedas sin gasolina?

Entre las soluciones más sencillas cuando te quedas sin batería la más obvia de todas es la de toda la vida: arrancar el coche ‘a empujón’. No te la recomiendo por varias razones: en primer lugar, requiere de más personas que puedan echarte una mano; en segundo, no es demasiado seguro lanzarte calle abajo en un artefacto que no enciende y que, por tanto, ni ofrece asistencia en la frenada ni en la dirección; por último -y no menos importante-, el parque móvil español cada día está más nutrido de versiones de caja automática... lo cual hace imposible emplear este método. Por mucho que lo intentes, animal. 

 

 

La segunda opción para tratar de poner en marcha tu vehículo es la de las pinzas: tan sólo necesitarás la ayuda de alguien con un coche que tenga su batería en buen estado, colocar los cables correctamente y esperar que se haga el milagro. Ojo: conecta el cable positivo a los bornes correspondientes de cada batería y el negativo a tu chasis. Así evitarás la posibilidad de que una fuga de líquido o gases de tu batería provoque un incendio o una explosión en caso de chispazo. 

¿No tienes a nadie a mano y necesitas salir cuanto antes del problema? Hazte con un arrancador portátil de baterías como el de este enlace: gracias al avance de la tecnología este tipo de dispositivos han pasado de ocupar prácticamente lo mismo que un grupo electrógeno a no abultar mucho más que un powerbank para recargar un smartphone -función que también suelen cumplir, por cierto-. En función de la oferta que consigas no son demasiado caros, pueden ir siempre en tu maletero... y salvarte de una liada de las buenas cuando tu batería haya dicho "basta". 

 

Arrancador de baterías portátil de Suaoki

 

Y si ninguna de las posibilidades anteriores ha funcionado, siempre te queda la más radical cuando te quedas sin batería en el coche: cambiarla directamente por una nueva. Es la opción más lógica -cuando este elemento pierde demasiada carga puede resentirse y no volver a funcionar como antes nunca más- y, aunque probablemente sea la más costosa, te evitará muchos problemas a corto plazo. Procura comprar siempre una de las mismas características que recomiende tu fabricante, tener cuidado al cargarla -pesan mucho- y, sobre todo, hacer un reciclaje responsable de la vieja llevándola a un punto de recogida de residuos. No está Porsche desarrollando artefactos como el Panamera Turbo S e-Hybrid -prueba- para que vayas tú ahora a tirar desperdicios tóxicos al río de tu pueblo, maldita sea. 

 

Consejos para alargar la vida de tu batería

¿Es factible arrancar un coche con 12 pilas ‘de las de toda la vida’?

Aunque ya he comentado que la vida útil media de una batería es de unos cuatro años, lo cierto es que existen consejos para intentar alargarla un poco más... y que llegue hasta el fin de sus días ofreciendo un rendimiento adecuado. En primer lugar, debes prestar siempre atención cuando aparques para evitar dejarte nada encendido: las luces del coche o la radio pueden terminar con la energía de la batería mucho más rápido de lo que crees, provocando que cuando vuelvas a encenderlo no exista el voltaje suficiente para el arranque. Vigila que tu alternador funcione correctamente y también que no haya elementos que produzcan consumos residuales ocultos: una mala instalación de un equipo multimedia puede dar al traste con tus aspiraciones de enseñárselo a todos tus colegas. Cuidado. 

 

 

¿Usas poco el coche o tienes un clásico al que sólo sacas muy de vez en cuando? Entonces para prevenir el quedarte sin batería tienes varias opciones: la primera de ellas es procurar aparcarlo en un lugar fresco, seco y con temperaturas medias que no maltraten a nuestra protagonista; la segunda es dejarla conectada a un mantenedor como el que ves aquí para que se encargue automáticamente de tenerla siempre lista y le haga los ciclos de carga y descarga necesarios para asegurar su supervivencia; la tercera es, si no tienes a mano un enchufe, que instales un desconectador de batería como este -su funcionamiento es simple y se instala en cinco minutos-; por último, el consejo más valioso de todos... que no es otro que procurar usar tu preciado vehículo de vez en cuando. Así prevendrás que la batería quede descargada y que otros elementos de la mecánica sufran por no entrar en funcionamiento en mucho tiempo. Sabes que él no lo haría. 

 

Y si prefieres cambiar de vehículo... aquí tienes todos los modelos disponibles en el mercado.

Lecturas recomendadas