Pasar al contenido principal

¿Por qué pone el jefe de Red Bull F1 un Aston Martin a dos ruedas?

Christian Horner demuestra su pericia al volante por una causa benéfica relacionada con el Gran Circo.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Horner pone un Aston Martin a dos ruedas

En el siguiente y espectacular vídeo verás cómo Christian Horner pone un Aston Martin a dos ruedas. Detrás de la exhibición del jefe de la escudería de Fórmula 1 Red Bull se esconde una causa benéfica. 

El evento, organizado por la Fundación Grand Prix Trust, perseguía la recaudación de fondos para antiguos integrantes de la Categoría Reina.

Su director, el expiloto de F1 británico Martin Brundle, se reunió con Horner y con el especialista Terry Grant en una pista de pruebas. El reto consistía en lograr que el máximo responsable de la formación energética pusiera un Aston Martin a dos ruedas.

 

Horner, un experimentado piloto

Ya se sabe que Horner es un experimentado conductor. No en vano en sus años mozos fue piloto deportivo. Se inició en el karting y más tarde dio el salto a lo monoplazas, concretamente llegó hasta la Fórmula 3000, actual F2. 

Por tanto, nadie puede dudar de que tiene manos para dominar casi cualquier tipo de máquina. De hecho, en diversas ocasiones le hemos visto en circuitos ponerse al volante de deportivos que quitan el hipo. 

 

 

Sin embargo, en esta ocasión el desafío ha ido un poco más allá, bueno mucho más allá. Como te decíamos, el reto consistió en lograr poner un Aston Martin Vantage a dos ruedas.

Para facilitarle un poco el ejercicio, los organizadores del evento situaron sobre el asfalto una rampa que permitía al vehículo lograr el grado de inclinación necesario para rodar apoyado solo en dos patas.

Además en el lado derecho del Aston Martin instalaron un sistema antivuelco -una rueda fijada con tres tubos en el exterior de la puerta del pasajero-. Dicho artilugio evitaría que el coche terminara dado la vuelta... por si las moscas.

 

No fue nada sencillo

Primero fue el turno de Grant. Le mostró a su famoso pasajero cómo se hacía la acrobacia. El amigo Terry logró poner el Aston Martin Vantage a dos ruedas sin ningún problema y a la primera. Parecía sencillo.

Después tomo los mandos el responsable de la formación energética. Se mostró menos habilidoso y con muchas más dificultades que su instructor. Horner pasó varias veces por la plataforma sin lograr su objetivo.

 

 

Sin embargo, después de un montón de intentos -y las tomas que habrán suprimido de la filmación-, Christian Horner pone un Aston Martin a dos ruedas. 

Todo sea por esta filantrópica causa de Grand Prix. Un 10 para todos los que han aportado su granito de arena a esta loable iniciativa. Por cierto, nada de emular a los ases de la rosca. Que sabemos lo que estás pensado, amigo.

Imagen portada: YouTube. 
 

 

Lecturas recomendadas