Pasar al contenido principal

Por qué ya no deberías usar neumáticos de invierno

Sí, porque estamos en otra estación. Pero hay más

Imagen de perfil de Noelia López
Cinco razones para utilizar neumáticos de invierno

Salvando las distancias y pidiendo perdón a quien pueda considerar la comparación una frivolidad. ¿Acaso vistes botas de nieve en primavera? O, al contrario. ¿Llevas sandalias cuando el termómetro baja cero? ¿A qué no? Pues con los neumáticos pasa lo mismo.

Y es que del mismo modo que pensar que los neumáticos de invierno solo son útiles cuando nieve es un error; también lo es que a estas alturas con la primavera bien entrada en el calendario y los termómetros marcando temperatura de tirantes y sandalias sigas llevando tu coche coche con cubiertas especiales para las bajas temperaturas.

Para cuando toque: ¿Qué es mejor, cadenas o neumáticos de invierno?

Te explicamos por qué ya no deberías usar neumáticos de invierno.

La clave está en el mercurio

Las cubiertas invernales son el mejor seguro de vida ante bajas temperaturas. Por tales se entiende aquellas en las que los termómetros bajan de siete de grados. La razón: por debajo de esta temperatura, el caucho de los neumáticos de verano se endurece y pierde parte de las propiedades que le hacen adherirse a la calzada y, con ello, conseguir ese contacto con el asfalto que es fundamental para que el coche frene a tiempo, no patine, drene el agua de los charcos...

Pero sucede que, al contrario, es decir, cuando los termómetros superan los siete grados, son los neumáticos de invierno los que dejan de ser eficaces.

La razón por la que no debes usar neumáticos de invierno en verano es exactamente la misma por la que no es recomendable circular con neumáticos de invierno en verano. 

Los neumáticos invernales están fabricados con caucho blando para evitar que la cubierta se endurezca y pierda agarre en invierno, pero este material hace que las prestaciones sean muy limitadas cuando los temperaturas suben por encima de los siete grados. Esto supone que cuando llega el buen tiempo, las cubiertas de invierno pierden eficacia y seguridad; además de que usarlas en verano supone acortar su vida útil (con el asfalto caliente el caucho del neumático de invierno se degrada antes).

Qué hacer con los neumáticos de invierno en verano (y viceversa)

En España el uso de neumáticos de invierno es aconsejable pero no obligatorio. Pero hay muchos países de Europa en los que cuando llega la estación del frío los conductores están obligados a cambiar las gomas si quieren seguir circulando.

Estos conductores cuentan con dos juegos de neumáticos que van cambiando según la climatología. Pero, ¿qué hacen con los neumáticos de invierno en verano y con los de verano en invierno?

Fácil, los guardan (más o menos como cuando tú haces el cambio de armario).

Vale, pero ¿y dónde los guardan? Quienes no tienen un espacio lo suficientemente grande y, sobre todo, lo suficientemente preparado para almacenar los neumáticos fuera de temporada recurren a un hotel de neumáticos. Allí guardan las gomas de invierno o de verano en las mejores condiciones de humedad, temperatura... hasta el siguiente cambio. 

En España, muchas tiendas especializadas ofrecen este servicio.

Lecturas recomendadas