Pasar al contenido principal

¿Por qué mi coche pierde potencia?

No te desesperes... pero tampoco lo dejes pasar.

Coche pierde potencia

Lo has notado. No te equivocas... ¿Por qué mi coche pierde potencia? Hay muchas razones por las que esto puede ocurrir, por eso deberás prestar atención para entender qué está pasando. No, tú no eres el mismo con 15 años que con 30... y los años tampoco pasan en balde para tu vehículo.

No te pierdas: ¿Sabes cuánta potencia se pierde del motor a las ruedas?

Por tanto, aunque parezca que los coches nuevos mantendrán ese brío y juventud para siempre, en realidad no es así… Pero antes de intentar averiguar por qué tu coche pierde potencia, tendrás que fijarte en la situación en la que lo hace.

Vídeo: la potencia sin control no sirve de nada, ¿no?

Por ejemplo, si has cargado buena parte de tu mudanza en el maletero -¿sabes cómo cargar el maletero como un profesional?- o estás subiendo una fuerte pendiente, es probable que tu vehículo no responda de la misma manera. ¡Ah! Por cierto, también el turbo pierde potencia con la altitud...

Si has modificado algún elemento como las llantas o los neumáticos o llevas el aire acondicionado encendido -aquí tienes cinco errores que cometes cuando usas el aire acondicionado-, es probable que también notes pérdida de potencia en el coche.

Pero veamos las posibles causas por las que tu coche puede perder potencia al detalle; recuerda pasar por tu taller para comprobar si aqueja alguna de ellas.

Por qué mi coche pierde potencia

Razón Posibles averías/causas
Pérdida de potencia por exceso de rozamiento: los elementos mecánicos pueden provocar rozamientos que influyen directamente en la potencia del vehículo Frenos agarrotados, freno de mano muy tensado, rozamientos en las ruedas (si el cojinete está mal, por ejemplo), embrague muy tensado.
Pérdida de potencia por fallos de encendido: una puesta a punto deficiente de las bujías te hará perder caballos en tu coche. Fallos en la chispa de la bujía, que no salta en el momento correcto, fallos múltiples en el sistema -como puede ser en la centralita- o bujías en mal estado.
Por problemas en las válvulas: si las válvulas no cierran el cilindro completamente, la explosión no será la correcta.  Válvula que no cierra correctamente, muelle de las válvulas roto, juego en las guías de las válvulas o árbol de levas desgastado, sobre todo si el coche tiene muchos kilómetros.
Mezcla mal preparada: si la mezcla de combustible es demasiado rica en aire, aumentará el consumo y bajará la potencia. Filtro de aire muy sucio, entrada de aire a la admisión, pérdidas de presión causada por alguna fuga en el circuito de alimentación de combustible, tensión eléctrica escasa para dar energía a la bomba, caudalímetro en mal estado o inyectores sucios. 

Así que ya lo sabes: si quieres dejar de preguntarte eso de por qué mi coche pierde potencia, echa un vistazo a estos puntos, porque probablemente estarán las soluciones.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear