Pasar al contenido principal

Renault: así quiere crecer en Europa dentro de la nueva estrategia de grupo

Renault Arkana

Después de casi cinco años al frente de Seat, Luca de Meo ha regresado a Renault. Lo ha hecho 25 años después de su primera etapa en la casa francesa y con un objetivo claro: recuperar la confianza que la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi ha perdido para regresar a la pugna con Volkswagen y Toyota por ser el mayor fabricante automovilístico del mundo. Estos son los planes de Luca de Meo para Renault en Europa.

Viejas leyendas: Renault 21 Turbo

El desafío al que se enfrenta el italiano con Renault no es una empresa pequeña: sabe que tiene que devolverla a los beneficios. Por primera vez desde 2009, la marca gala entró en números rojos en 2019 al registrar unas pérdidas netas de 141 millones de euros frente a los 3.302 millones de beneficio que obtuvo en 2018. La intención es que el fabricante francés consiga beneficios de forma constante en 2021 y se convierta en el líder de la alianza franco-nipona.

¿Cómo está Renault ahora?

Esta es la situación que Luca de Meo se ha encontrado en su regreso a Renault: una compañía que ha adoptado un plan estratégico de tres años con el que pretende recortar 2.000 millones de euros en costes y 14.600 empleos para volver a ser rentable y sostenible.

Renault Megane

Este plan está dentro del programa que Renault-Nissan-Mitsubishi presentaron este 2020 para recuperar el aliento dentro de la crisis generada por el coronavirus. Así las cosas, Nissan liderará en China, Norteamérica y Japón; Mitsubishi hará lo propio en la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) y Oceanía y para Renault quedan Europa, Rusia, Sudamérica y África del Norte.

El Renault de Luca de Meo

Este es el escenario con el que se ha encontrado el italiano, que ya ha desvelado parte de sus intenciones para Renault: crear una organización más simple y más orientada a resultados al mismo tiempo que refuerza la cohesión, motivación y sentido de pertenencia. De momento, ya ha anunciado una estructura de negocio que girará en torno a cuatro divisiones diferenciadas que coincidirán con sus marcas.

De esta manera, las nuevas unidades de negocio del Renault de Luca de Meo serán Renault, Dacia, Alpine y Nueva Movilidad; esta última ha llegado pisando fuerte puesto que ha anunciado una alianza con Uber para que el servicio de VTC renueve su flota con modelos franceses. De esta manera, el italiano quiere desarrollar la compañía a través de sus firmas dándoles a estas una organización autónoma.

Alpine A110, 3 cuartos
Más rápido en circuito... pero menos divertido que el Toyota cuando se trata de driftar
 

Añadir valor a Renault

Luca de Meo estará al frente de Renault y sus planes pasan por vender menos turismos, más SUV y modelos de mayor valor y precio. ¿Cómo pretende conseguirlo? Siguiendo la estrategia ‘montée en gamme’ que ya han aplicado otras marcas como Peugeot, es decir, dejar de vender coches baratos para añadir valor a su gama.

Por lo tanto, de la mano de Luca la marca gala tiene previsto promocionar las versiones más equipadas y más caras de dos de sus modelos estrella: el Renault Clio y el Renault Mégane. Ambos tienen el futuro garantizado y todo apunta a que serían los únicos turismos generalistas que sobrevivirían en este cambio de tendencia que De Meo tiene planeado.

La línea SUV de Renault

Y es que el plato fuerte será la línea SUV. Para el italiano es primordial ampliar esta gama y por ello ha trazado una hoja de ruta en la que tendría cabida un todocamino urbano con aire urbano situado por debajo del Renault Captur y otro más de estilo coupé parecido al Renault Arkana que se comercializa en Rusia. El Renault Kadjar, por su parte, incluiría versiones de cinco y siete plazas, quizás, con otra denominación.

El objetivo sería que estos nuevos modelos ocupen el lugar de otros como el Renault Twingo, el Renault Scénic, el Renault Espace o el Renault Talismán. Se suelen vender bien, pero el beneficio que reportan es tan bajo que Luca de Meo barajaría sustituirlos.

 

Renault y las sinergias con la Nueva Movilidad

Otro de los papeles que el dirigente italiano tiene preparados para Renault está relacionado con una de las cuatro áreas de negocio: la de Nueva Movilidad. La razón es simple: Luca tiene claro que parte del futuro de la industria pasa por la movilidad urbana a la que pretende sacar rentabilidad con el pago por uso. El objetivo es no perder ninguna oportunidad de negocio: a los Renault Zoe de Zity hay que añadir el acuerdo con Uber del que os hablábamos antes. De esta manera, ha firmado un acuerdo para que la citada compañía renueve su flota con modelos de Renault y Nissan que sean coches eléctricos.

¿Qué pasa con Dacia y Alpine?

Luca de Meo no estará al frente de Dacia y Alpine, pero no las perderá de vista. Los planes para la primera pasan por vender más coches reordenando su gama, dándole más independencia y dotándola con fábricas propias. Así es cómo los modelos de la marca rumana empezarán a  introducir acabados más lujosos, versiones más deportivas…

Y hablar de deportividad es hacerlo de Alpine, que será el estandarte más prestacional del grupo. Hasta ahora, Renault no ha sabido aprovechar ni el nombre ni la herencia, pero de la mano de Luca de Meo parece que van a cambiar las cosas. En primer lugar para darla a conocer ha cogido el relevo de la marca francesa en Fórmula 1: será el próximo equipo de Fernando Alonso. El siguiente paso será crear una gama para vender modelos Alpine, pero también los vehículos de Renault más prestacionales.

Buscador de coches

Y además