Pasar al contenido principal

Esta réplica del Hoonitruck mini será tu próximo capricho

¿Podemos probarlo?

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez

Esta réplica del Hoonitruck mini tiene muy poco que envidiar al modelo sobre el que se basa, el auténtico Hoonitruck protagonista de Gymkhana 10, la última aventura de Ken Block. Está igualmente inspirado en el Ford F-150 de 1977, pero aun sin saber su precio imaginamos que es mucho más asequible... ¿y menos salvaje? Desde luego que no. 

No te pierdas: Ken Block se va a Las Vegas con el español que le ha pintado el coche

Saint, el protagonista del vídeo, ha utilizado para fabricarlo un Honda N600, al que le ha añadido ni más ni menos que un motor de moto; en concreto, el de una Suzuki GSX-R, un cuatro cilindros de 1.0 litros que ofrece 192 CV de potencia... ¡para un peso de ¡454 kg! Ahora entiendes lo que su salvajismo, ¿verdad?

Realmente, el cometido de esta réplica de Hoonitruck no es ser una cosa loca de conducir, sino más bien una opción muy divertida; y es que claro, dado que su propulsor procede de una moto, tiene cambio secuencial, por lo que han colocado una manija en la palanca de cambios para poder accionar el embrague. 

 

 

Además, no hay velocímetro ni nada por el estilo, así que para saber cuando ha llegado el momento de cambiar de marcha habrá que afinar el oído y escuchar las peticiones del motor... Sensacional. Igual que su capacidad de hacer 'donuts', debido a su corta distancia entre ejes y a la entrega de potencia desde el eje trasero. 

¿Te gusta? A nosotros nos ha convencido, sin duda. Tiene esa mezcla de coche loco, entrañable y con un punto picante que tanto nos gusta en Top Gear. ¿Absurdo? Puede, pero nos encantan las cosas absurdas como esta... Piénsalo. ¿Imaginas conducir un mini Hoonitruck de camino al trabajo? No se nos ocurre mejor forma de acabar con la monotonía. 

 

Y además