Pasar al contenido principal

Le roba el coche de policía a su padre para 'detener' a su ex novia

Menudo aprendiz de sheriff

Imagen de perfil de Javier Prieto
Ford Taurus Policeman

Parece ser que Christopher Combs, un joven americano de 22 años, no encajó nada bien que su exnovia le hubiera dejado por otro. Y claro, como su padre es el sheriff del Condado de Palm Beach (Florida), decidió tomar prestado su coche patrulla, un Ford Taurus Stealth. Convertido en una agente de la Ley de los Celos, se marchó a buscar a su antigua media naranja (Jamie DiCarlo) y a su nuevo acompañante (Robert Roberts). Cuando les encontró, se hizo pasar por un agente del orden, encendiendo las sirenas del vehículo policial. No contento con eso, se dirigió a ellos por los altavoces del automóvil, instándoles a que salieran de la furgoneta en la que los tortolitos estaban juntos.

Sin embargo, el plan se le vino abajo cuando ella, después de cinco años de relación, reconoció su voz y empezó a reírse de él. Entonces, el despechado, convertido en sheriff coyuntural por esas cosas del corazón, salió de su vehículo y ordenó a su ex que se arrojara al suelo. Finalmente desistió de su actitud y se marchó por donde había venido. Y claro, a los nuevos amantes les faltó tiempo para denunciar el suceso. Inmediatamente, el padre de Christopher, que ya sabía que su retoño se había llevado el automóvil, se enteró de todo lo ocurrido. Lo mejor de todo es que, según parece, el prota de la historia es cadete del sheriff allí en Palm Beach. Mucho nos tememos que después de este incidente sentimental, se le han cerrado las puertas de esa profesión.

Lecturas recomendadas