Pasar al contenido principal

Siete increíbles coches usados por el precio de un nuevo Tesla 3

deportivo acceso gama 2+2 italia

Los automóviles de segunda mano más baratos que el eléctrico de Tesla

El Tesla Model 3, un automóvil cuyos precios comienzan en 46.690 euros, sólo es superado por un automóvil urbano Opel que vale dos quintas partes de esa cantidad. ¿Qué quiere decir esto? Que los coches de segunda mano van a ganarle terreno a modelos como el Tesla, ya que tienen precios muy competitivos. Aquí os dejamos diez claros ejemplos:

Tesla Model 3
Tesla Model 3.

1. Tesla Model S

Tesla Model 1

Empezamos con este coche eléctrico. Arrancamos con un automóvil deportivo para despertar el interés del público, continuamos con uno de lujo grande y sorprendentemente rápido para consolidar su posición. Y acabamos con que se lanza al mercado de utilitarios como tal. Por el precio de un Tesla producido en masa para el mercado masivo, puede tener un automóvil de lujo hecho a mano del mismo fabricante.

2. Citroën SM

Citroen SM

Pero, ¿quién necesita lo último en avances tecnológicos cuando puede obtener el cenit absoluto de esos mismos adelantos en la década de los 70? El SM es genuinamente la última palabra en la magia analógica, con Citroën antes de la bancarrota lanzando absolutamente todo lo que tenía para hacer una obra maestra mecánica. Dicho esto, el SM ganó el Rally de Marruecos de 1971, nada menos que en su debut en el automovilismo, por lo que el rendimiento y, de hecho, la ingeniería, están a la altura. Y donde quiera que llegues, llegarás a algo parecido a este modelo.

3. Lancia Fulvia Sport

Lancia Fluvia Sport

Digamos que te gustan más los ritmos de la cara B del vinilo que los éxitos de la A. Si es así, bienvenido. Tiene que ser de un fabricante que fue un obseso de la ingeniería, como demuestra que fue diseñado por la famosa carrozzeria italiana Lancia.

Este modelo está basado en el automóvil que ganó el Campeonato Mundial de Rally, diseñado por Zagato, respaldado por la ingeniería pre-Fiat Lancia y propulsado por un peculiar V4 que es la mismísima definición de alegre. Como es de esperar de las personas que escriben sobre autos para ganarse la vida, somos grandes admiradores de muchos de ellos. Nos gustaría tener muchos, y queremos desesperadamente unos pocos. Pero estamos luchando por recordar la última vez que nos dolió físicamente con solo ver uno. Parece que Fulvia Sport también logró marcar esa casilla.  

4. Lotus Exige S

Lotus Exige

A pesar de todos los argumentos de coches eléctricos versus de gasolina; de tracción trasera versus AWD; de clásicos versus modernos, en realidad resulta que solo hay dos tipos de personas en el mundo de los vehículos de cuatro ruedas: aquellos que no han escuchado un Exige sobrealimentado, y aquellos que no pueden callarse al respecto.

Los Lotus tienen el efecto desafortunado de arruinarte cuando comparas con otros automóviles. Una vez que haya experimentado los efectos combinados de poco peso, ruido furioso y dirección sublime, los coches normales sólo pueden recordarte cuánto nos perdemos todos. Bueno, aparte de los propietarios de Lotus, por supuesto.

5. Jensen Interceptor

Interceptor Jensen
Un Jensen Interceptor, con un Jensen FF detrás.

Dejamos una idea para la reflexión: ser 'impresionante' no significa necesariamente ser 'bueno'. Por ejemplo, podría describir el poder de la bomba atómica como impresionante, pero te costaría considerar que una explosión en tu vecindario sea algo particularmente bueno.

Luego está el Jensen Interceptor. Una cosa hermosa, diseñada por Touring, propulsada por un V8 estadounidense que ruge con altas dosis de decibelios. Desafortunadamente, el Interceptor también fue construido rápido y sin miramientos. El V8 de 6.3 litros en cuestión era de una época en la que esos motores eran vuvuzelas más elaboradas que métodos de propulsión. 

Sin inmutarse, Jensen se decantó por el V8 de 440 ci (7.2 litros) de Chrysler, incluido el sagrado 440 Six Pack  un V8 (un poco más bruto y loco con seis carburadores) en algunos casos, que oficialmente producía 334 CV, más saludable, aunque todavía decepcionante. 

6. BMW M5 Touring

BMW M5 Touring

De todos los problemas a los que se enfrenta el mundo moderno, la ausencia de un BMW M5 Touring se sitúa bastante por detrás. Después de todo, puedes dirigirte a Alpina para lo que es básicamente un M5 Touring en todo menos en el nombre. Y, cuando hayas agotado hasta el último euro de cada cuenta que tengas, es posible que la suerte te sonría y te lo lleves a casa.

Nuestro camino te lleva a un BMW M5 Touring genuino de una época en la que ni siquiera los supersedanes (y familiares) heroicamente poderosos y de primer nivel anunciaban su destreza ni siquiera al observador más casual. También te ofrece un seis cilindros en línea, el plato característico de BMW, con raíces del superdeportivo M1, así como un estilo soberbiamente recto de Ercole Spada, famoso por el DB4 GT. Y Fulvia Sport, ahora que lo pienso. 

Fue construido a mano por la División M de BMW, viene de serie con una caja de cambios manual y transportará cómodamente el equipo de una familia por la Autobahn a 241 km/h. Y, con menos de 1.000 unidades fabricadas, podría presentar el argumento terrible pero persuasivo (y generalizado) de que sólo tiene un camino por recorrer en términos de precio.

7. Ferrari Dino 308 GT4

Ferrari Dino

La advertencia habitual de que gastar menos solo le generará un sinfín de dolores de cabeza y gastar menos te lleva a un sinfín de dolores de cabeza y un cubo de tornillos recogidos de tu Ferrari. A los 308 GT4 destrozados, arruinados u oxidados se les han quitado todas sus piezas útiles para repuestos y restauraciones. 

Entonces, ¿qué podrías obtener por su gasto nada despreciable? Pues estilismo de Marcello Gandini, un Ferrari V8 y la seguridad de saber que por mucho que se desprecie el 308 GT4, el Mondial siempre será peor. Éste último se pone de 0 a 100 km/h en más de nueve segundos.

Y además

Buscador de coches