Pasar al contenido principal

Skoda Octavia o Skoda Karoq, ¿se pueden canibalizar?

El SUV compacto está más cerca de la berlina de lo que cabría pensar, ¿pero hasta el punto de quitarse ventas entre sí?

Imagen de perfil de Álex Morán
Configurador Skoda Karoq

La política de las marcas de lanzar cuantos más modelos mejor con el objetivo de ocupar todo nicho de mercado disponible es, a priori, un buen curso de acción: se amplía la oferta de cara al público, que no tiene que marcharse a otro fabricante para encontrar un coche que se adapte a sus nuevas necesidades o gustos. Pero es importante recalcar que, a pesar de ello, hay un pero principal: la canibalización entre productos. Es posible que modelos muy cercanos entre sí acaben quitando ventas a sus hermanos, algo que la tendencia SUV puede llegar a acrecentar. Fijándonos en un caso concreto, ¿pueden Skoda Octavia y Skoda Karoq canibalizarse?

VÍDEO: Primeras impresiones sobre el Skoda Octavia 2017

En principio no deberían hacerse la competencia, puesto que el todocamino pertenece al segmento C y la berlina al D, pero a la hora de la verdad el Kodiaq (SUV D) es demasiado grande y estos dos están más parejos de los que cabría pensar. La cuestión es: ¿hasta el punto de quitarse ventas entre sí?

Son dos coches con enfoques claramente distintos y es que, aunque ambos cumplan con el propósito de familiar, la diferencia de formato entre uno y otro es suficiente para que quien tenga clara su preferencia ni siquiera se plantee la duda entre ambos. Sin embargo, un cliente indeciso si encontrará factores en uno y otro que le hagan pensar en su elección.

El Octavia es más largo (4.670 mm) y tiene una distancia entre ejes bastante mayor (2.686 mm), pero el SUV lo compensa siendo más ligeramente más ancho (1.841 mm) y considerablemente más alto (1.603 mm). Esto hace, además, que aunque el maletero de la berlina sea mayor en principio (590 litros por 521), al plegar la fila de asientos trasera el Karoq salga ganando.

Con más tiempo el mercado (y siendo el Skoda más vendido), la oferta del Octavia es mayor que la de su hermano, con cuatro niveles de equipamiento (Active, Ambition, Style y L&K) por los dos (Ambition y Style) de este. Esto también se refleja en las opciones mecánicas y es que mientras que ambos comparten los motores 1.0 TSI 115 CV, 1.5 TSI 150 CV, 1.6 TDI 115 CV y 2.0 TDI 150 CV (todos con opción de caja manual o automática), la berlina cuenta además con dos bloques más potentes: un gasolina 1.8 y un diesel 2.0, ambos de 180 CV de potencia.

Lo dejamos siempre para el final, pero es un factor clave: el dinero. Aquí, pese a pertenecer a un segmento superior, es el Skoda Octavia el que se presenta como la opción más asequible con un precio de acceso de 20.840 euros. El Karoq sube hasta los 24.210 euros como base y eso que ambos utilizan el mismo motor, el 1.0 TSI de 115 CV. La diferencia es que la berlina parte del acabado más bajo, el Active, y en el SUV lo mínimo es el Ambition. Optando por el Octavia con dicho nivel de equipamiento la cosa está más pareja.

Nuestra opinión

Parece, pues, difícil, que el Karoq llegue a canibalizar las ventas del Octavia, al menos de momento. Son productos bastante diferentes entre sí y, por ahora, el SUV tiene una oferta más limitada. Cuando esta se amplíe es posible que empiecen a pisar el uno el terreno del otro, pero la berlina gana la batalla del precio, aunque sea a cosa de ofrecerse con niveles de equipamiento algo más limitados.

 

Lecturas recomendadas