Pasar al contenido principal

Sophie Kumpen, la historia desconocida sobre la madre de Verstappen

Max Verstappen, campeón del Mundo de Fórmula 1

Todo el mundo sabe quién es el padre de Max Verstappen, pero pocos saben que su madre, Sophie Kumpen, también fue piloto y que en karting llegó a ganar a pilotos que más tarde llegarían a ganar en la F1.

La velocidad corre por las venas de Max Verstappen, uno de los mayores talentos que ha dado el automovilismo en los últimos tiempos. El joven piloto holandés nació y creció en una familia de pilotos, y aunque la historia de su padre, el expiloto de F1 Jos Verstappen, es conocida por todos, la de su madre, Sophie Kumpen, no lo es tanto. Sophie fue piloto de karting, especialidad donde coincidió y logró ganar a pilotos de la talla de Giancarlo Fisichella o Jarno Trulli, que a la postre vencieron carreras de Fórmula 1.

Cuando en la familia de Max Verstappen se enteraron de que el holandés iba a ser piloto de carreras, nadie debió sorprenderse. Era lo normal, teniendo en cuenta que había crecido en una familia donde se respira la pasión por el automovilismo por los cuatro costados. Cuando Max nació en 1997, su padre estaba en la parte final de su carrera deportiva en la F1, y apenas tendrá recuerdos de su trayectoria en la categoría reina, aunque más adelante sí que lo vería correr en la A1 Grand Prix o en las 24 Horas de Le Mans. 

Pero, más allá de Jos, Max tiene otros familiares que se dedican o han dedicado a las carreras. Hablamos de los Kumpen, su apellido materno. Su primo, Anthony Kumpen, es un habitual en carreras de GT y de resistencia, de la talla de las 24 Horas de Daytona, de Spa o de Le Mans, y ha ganado varios títulos de la NASCAR Euro Series, donde ha luchado durante años con nuestro Ander Vilariño o con Mathias Lauda.

Su tío abuelo, Paul Kumpen, fue campeón belga de Rallycross. Y su madre, Sophie, fue una reconocida piloto de karting que soñaba con llegar a la F1 y que lo dejó todo para centrarse en su familia: en Max y en su hermana, Victoria Jane, que también probó suerte en los karts de pequeña, aunque no tardó en dejarlo.

Button: "Sophie fue mi compañera y tenía un talento increíble"

Sophie Kumpen, natural de Hasselt (Bélgica), comenzó a competir en karting a los 11 años. Su referente era su tío, Paul, que corría en Rallycross y en su familia había un gran vínculo con el deporte, ya que su padre, Robert, había corrido en karting y era un gran aficionado a todo tipo de competiciones, que llegó a presidir el club de fútbol belga KRC Genk. 

Con el tiempo, Sophie llegó a ser considerada uno de los grandes talentos del karting. Con 16 años, finalizó novena en el campeonato del mundo en la categoría Formula A. Un año más tarde, en 1992, fue vigesimosexta y superó a Giancarlo Fisichella, quien luego coincidiría con Fernando Alonso en Renault F1. Dos años más tarde fue decimoséptima en el mismo campeonato, enfrentándose a otros pilotos de éxito, y logró la victoria en el trofeo Andrea Margutti, donde superó a pilotos de la talla de Jarno Trulli.

Kumpen llegó a compartir equipo con Jenson Button, el campeón del mundo de F1 de 2009, quien en el podcast oficial de la F1 destacó el talento de su excompañera: "Sophie, la madre de Max, era una fantástica piloto. Cuando corría en karting en 1995, ella era mi compañera. Vi cómo pilotaba, sé que era muy buena".

Christian Horner, jefe de Verstappen en Red Bull, también habló del talento de la expiloto belga: "Competí contra ella en 1989, en el Mundial Junior de Karting. En aquella carrera había pilotos con mucho talento, como Jan Magnussen, Jarno Trulli, Giancarlo Fisichella o Dario Franchitti. Y ella estaba entre los diez mejores pilotos del mundo, sin duda".

El final de su carrera deportiva y el sueño de su hijo

Kumpen se casó con Jos Verstappen en 1996 y solo un año después llegó al mundo Max. La piloto belga entonces decidió centrarse en su familia y abandonó el sueño de llegar a la Fórmula 1. Tres años más tarde, nació su segunda hija, Victoria Jane. Recibió otras ofertas para correr o incluso para ser presentadora de un programa de televisión, pero lo rechazó para seguir acompañando a Jos por el mundo.

En una entrevista a F1 Wags, rescatada por DRIVETRIBE, Kumpen recordaba aquella época: "Yo quería llegar a la Fórmula 1. Había probado algunos coches de carreras. Me casé con el padre de Max y tuve que tomar una decisión. Él ya era piloto de F1 y viajábamos mucho. Así que abandoné mi sueño, pero ahora veo que mi hijo está cumpliendo lo que yo quería hacer y me estoy divirtiendo mucho", dijo.

Sophie se divorció de Jos Verstappen en 2008 y su última inclusión en el automovilismo data de un par de carreras en la Formido Swift Cup en 2013 en Zandvoort (Holanda). Desde entonces ha seguido a su hijo, Max, por todo el mundo. Y, sobre todo esta temporada, con su lucha por el Mundial, debe estar muy orgullosa.

Etiquetas:

Fórmula 1

Y además

Buscador de coches