Pasar al contenido principal

Si tomas estos medicamentos, olvídate de conducir o corres un doble peligro: multa y problemas para conducir

Medicamentos al volante 2

Es evidente que, en líneas generales, está prohibido ponerte al volante si tu estado de saluda física o mental no es el óptimo. Pero es que además, si tomas estos medicamentos, olvídate de conducir o corres un doble peligro: que te pongan una multa y, sobre todo, que tengas problemas para la conducción de tu coche o de tu moto. 

Parece lógico, pero es un asunto del que pocas veces se habla, bien porque son sustancias muy generalizadas o bien porque parecen inofensivas para esta práctica. Pero la ingestión de algo que pueda alterar la percepción (incluidas las drogas legales o ilegales), ralentizar tus reacciones y provocar somnolencia o cualquier efecto secundario puede comprometer la seguridad

VIDEO

Campaña DGT contra el consumo de drogas y alcohol

La Dirección General de Tráfico (DGT) considera que existen cuatro categorías de fármacos en función de su efecto sobre la conducción y que se actualizan periódicamente en la Agencia Española del Medicamento: Categoría 0 (sin efecto sobre la capacidad de conducción), I (influencia leve), II (influencia moderada) y III (influencia muy marcada). 

Sea como fuere, debes vigilar todo esto con ayuda de tu médico, incluso en aquellas medicinas que no necesiten receta. Y, sobre todo, debes conocer lo que significa el logo o símbolo de advertencia que ves a continuación: si lo encuentras en una caja o prospecto de un fármaco, ten en cuenta que no prohibe conducir, pero sí alerta de que el contenido puede ser peligroso para hacerlo. 

Medicamentos peligrosos para conducir.

¿Por qué? Porque es probable que produzcan peligrosos efectos para actividades de riesgo, como  mareos, somnolencia, sensación de inestabilidad, dificultad para concentrarse o para permanecer alerta, visión doble o borrosa, sensación de vértigo, lentitud de reacciones, alteraciones de la coordinación...

Cómo ves en la galería que hay bajo estas líneas (en la que la DGT distingue entre su función y sus efectos), hay medicamentos con los que deberías olvidarte de conducir temporalmente para no correr el doble peligro de que te pongan una multa y, sobre todo, de tener problemas para la conducción de cualquier vehículo. 

Antihistamínicos, ansiolíticos, antidepresivos, antigripales y anticatarrales... Su objetivo es tratar problemas de índole muy diferente, pero tienen ese denominador en común: que es muy posible que no sean compatibles con manejar un vehículo, maquinaria pesada o influir negativamente en cualquier actividad en las que tus capacidades no deberían estar limitadas. 

Asimismo, Administraciones y profesionales sanitarios también alertan de que los riesgos de estas sustancias para la salud, la conducción y la seguridad vial se multiplican cuando se combina más de un fármaco, cuando se cambia la dosis o se modifican los horarios en los que se toman... Y, por supuesto, si además uno comete otros dos errores: la automedicación y la ingesta de alcohol

Multas

Por último, no olvides de que además de ser peligroso tomar medicamentos contraindicados para conducir, puedes ser sancionado por ello por vía administrativa o penal. En el caso de la administrativa, el artículo 14 del Real Decreto 6/2015 de 30 octubre hace referencia a que “no puede circular por las vías objeto de esta ley el conductor de cualquier vehículo con tasas de alcohol superiores a las que reglamentariamente se determine". 

Además, "tampoco puede hacerlo el conductor de cualquier vehículo con presencia de drogas en el organismo, de las que se excluyen aquellas sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica, siempre que se esté en condiciones de utilizar el vehículo conforme a la obligación de diligencia, precaución y no distracción establecida en el artículo 10”.

Y además

Buscador de coches