Pasar al contenido principal

WTF: Toyota trabaja en un coche volador para prender la antorcha de Tokio 2020

Y se hacen los remolones con el Supra...

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Si dabas por hecho que jamás verías nada en unas olimpiadas tan desconcertante como las chapuzas dignas de Pepe Gotera y Otilio de los Juegos de Río 2016 -aquí tienes a los coches que triunfarían allí-, quizá te estuvieras equivocando: Toyota trabaja en un coche volador para prender la antorcha de Tokio 2020. Y te juro que va completamente en serio. 

Aquí tienes otra alternativa: el coche volador de Airbus

Desde hace varios años, un grupo de 30 ingenieros japoneses agrupados en la empresa Cartivator trabajan en su proyecto SkyDrive, un coche volador con el que pretenden descongestionar las atestadas carreteras niponas... saturando los cielos con miles de pequeños artefactos en forma de drones. Drones raros, eso sí: con una longitud total de 2,9 metros, su creación presume de ser el automóvil volador más compacto del mundo. Claro que, dado que en este momento no tienen competencia, pueden presumir de lo que quieran, ¿no crees? Según sus desarrolladores SkyDrive podrá alcanzar una velocidad máxima de 100 km/h en el aire y hasta 150 por tierra, con un manejo que será "intruitivo y sencillo para cualquier usuario". Ya. 

A pesar de lo atrevido del proyecto, el gigante asiático que todavía no tiene muy claro si volverá a lanzar al mercado el esperado Supra ha realizado una inversión de más de 300.000 euros, que se suman a las horas de trabajo de su propio personal para ayudar a que las cosas despeguen -despeguen, ¿lo pillas?-. De este modo, Toyota trabaja en un coche volador cuya forma definitiva podría ser desvelada este mismo verano, con la idea de presentar un prototipo para 2018 y tener listas las primeras unidades completamente funcionales a tiempo para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, cuyo pebetero podría ser encendido empleando esta particular tecnología. 

¿Cómo te quedas? Lo sé, lo sé...

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear