Pasar al contenido principal

Tres señales claras de que debes cambiar los amortiguadores del coche

Suspensión de Lamborghini 2011

Época complicada para cambiar de coche esta que estamos atravesando. Muchos conductores no se plantean otra cosa que no sea un coche de segunda mano o, incluso alargar la vida del que ya tienen actualmente. Se cual sea tu caso, atento a estas tres señales claras de que debes cambiar los amortiguadores del coche.

Sí, con la falta de microchips y semiconductores hay quien no se puede permitir esperar casi un año para cambiar de coche y acude al mercado de ocasión. Si te decantas por un coche ya veterano, es fundamental que prestes atención al estado de la suspensión y que no olvides estos ocho consejos para comprar un coche de segunda mano que proponen desde AUTOBILD.es.

Si no tienes claro cuándo hay que cambiar los amortiguadores del coche, no puedes dejar de visitar el anterior enlace donde encontrarás un completísimo tema en el que, además, te hablamos de las funciones de los amortiguadores, cómo comprobar el estado de los amortiguadores y tipos de amortiguadores.

Según el RACE (Real Automóvil Club de España) el cambio de amortiguadores se debe realizar a partir de los 65.000 kilómetros y sin llegar a superar los 90.000 kilómetros. Y nosotros añadimos un consejo: comprueba el estado de los amortiguadores cada 20.000 kilómetros y no te conformes con que el coche pase la ITV.

Además, como es lógico, es aconsejable hacer el cambio por ejes, es decir, cambiar los dos amortiguadores del eje delantero a la vez o los del eje trasero al mismo tiempo, porque si cambias solo un amortiguador de cada eje, se descompensa la estabilidad del vehículo. 

3 señales que indican que debes cambiar los amortiguadores

1. Fugas de aceite

Si al revisar la suspensión compruebas que hay fugas de aceite, deberías sustituirlos o repararlos al instante. 

Esta segunda opción solo la recomendamos si se trata de vehículos históricos o clásicos cuyas piezas de recambio sea complicado de localizar o resulten demasiado caras. Si no es así, es mejor reemplazarlos por unos nuevos.

2. Hacen tope

Te recordamos que los topes de la suspensión son los encargados de que los amortiguadores no se golpeen internamente en casos de pasar por badenes pronunciados o cuando la suspensión se descuelga por un salto o irregularidades del camino.

Si notas que tu coche golpea o hace un 'clonc' vidente al pasar por este tipo de obstáculos, seguramente los amortiguadores estén ya muy gastados y estén pidiendo un cmbioa gritos.

3. Desgaste anormal de los neumáticos

Si descubres que en la banda de rodadura de tus neumáticos el desgaste es irregular, una de las causas podría deberse a que los amortiguadores del coche están ya muy desgastados. No obstante, este tercer motivo se podría decir que es menos evidente que los otros dos, ya que un desgaste irregular de tus ruedas se puede deber a otras muchas causas.

Un desgaste irregular de la goma puede estar debido a frenadas de emergencia, a circular con una presión de inflado inadecuada, ya sea por exceso o por defecto o que no se haya realizado un correcto equilibrado.

En cualquier caso, si el desgaste es en forma de diente de sierra, sí que podría deberse de forma clara a que la suspensión está ya muy desgastada.

Un último consejo: si crees que tu suspensión está dañada, hay un sencillo truco o manera de comprobarlo: presiona con fuerza hacia el suelo encima de cada rueda, si la amortoguación vuelve a su posición original demasiado fuerte y rápido en lugar de hacerlo de forma lenta y estable es posible que sea el momento de cambiar los amortiguadores.

Etiquetas:

Práctico

Y además

Buscador de coches