Pasar al contenido principal

Se vende el Ferrari Testarossa cabrio de Michael Jackson: ¿lo quieres?

Si deseas sentirte como un monarca (ochentero) de la música, ya sabes...

Imagen de perfil de Javier Prieto

A mediados de los 80 cohabitaban en el mundo dos monarcas, uno musical y otro automovilístico. Por esas cosas de la publicidad -y el dinero- ambos coincidieron en un anuncio de televisión. La marca de refrescos Pepsi quería aprovechar el tirón de Michael Jackson 'colando' su producto en un vídeoclip con el temazo 'Bad' de fondo. Por aquel entonces el Rey del Pop estaba en la cúspide de su carrera y convertía en oro todo lo que tocaba. Entonces le buscaron un 'trono rodante' a su altura: el Ferrari Testarossa cabrio. Así es como los dos mitos (hombre y máquina) compartieron protagonismo a partir del minuto dos del spot de la marca de bebidas gaseosas. En dichas secuencias, el cantante huía de unos enloquecidos fans a lomos del impresionante vehículo color 'negro Bad'.

 

Ferrari Testarossa Michael Jackson Motor GT2

 

¡Pero si ese modelo, Ferrari Testarossa cabrio, no existía! Ya, espera que ahí vamos. Tomaron como base la versión de serie y la transformaron en un 'cielo abierto' exclusivamente para la ocasión. Por tanto estamos (casi) ante el 'único' Testarossa Spider. (Y decimos casi porque en Maranello se fabricó una unidad para Gianni Agneli, capo del grupo Fiat por aquel entonces). Los trabajos del buga de Michael y Pepsi corrieron a cargo de Richard Straman, un 'manitas' (carrocero) californiano famoso por su habilidad en la materia. Le instaló un techo de lona negro, una ventana trasera de plástico, le pegó unos cuantos martillazos, ¡y a correr! La bromita salió por unos 40.000 dólares, que aunque hoy te parezca poco, hace 30 años era una leña. Repasando las imágenes del vehículo, hay que reconocer que la obra de arte de Straman fue es-pec-ta-cu-lar.

 

 

Por cierto, el vídeo de marras constituye una de las escasas ocasiones en las que se pudo ver a Michael Jackson al volante de un vehículo. Aunque es algo desconocido que le molaban bastante los bugas, no solía conducirlos. Para eso ya estaba su ejército de chóferes. Lógico en una megaestrella. Volviendo al Ferrari Testarossa de Michael Jackson, no digas que no te gustaría conducirlo. Pues, ¿a qué esperas? La empresa MotorGT trata de venderlo desde hace un par de meses. Quizás los 799.000 dólares que piden por él sea un pequeño impedimento para deshacerse de esa joya. A ver, se encuentra en muy buen estado y su odómetro solo marca 28.000 km. Sin embargo, quizá se les haya ido un poco la mano con el precio. Pero amigo, no todos los días puedes sentarte en un vehículo que condujo el artistazo americano. Colorín, colorado, la historia del Ferrari Testarossa de Michael Jackson, aquí se ha acabado.

 

Fotos: MotorGT.com

 

Lecturas recomendadas