Pasar al contenido principal

Vídeo: aquí la razón por la que hay que mirar al adelantar

Tened cuidado, maldita sea.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Accidente durante un adelantamiento

¿Crees que eres el dueño o dueña de la carretera y vas por ahí a tu ritmo sin tener en cuenta a los demás usuarios de la vía? Vas a terminar mal. Y lo sabes. Hoy te traigo un ejemplo de por qué es tan necesario mirar muy bien antes de realizar un adelantamiento. Con el peor desenlace posible, claro. ¿Te van este tipo de maniobras? Entonces te encantarán nuestros estúpidos consejos para conducir nieve y frío. Animal. 

 

 

Sé que se te ha quedado un cuerpo un poco raro... y te entiendo: las imágenes que acabas de ver han sido filmadas en la República Checa y en ellas se puede ver a un Skoda Octavia Combi adelantando a varios vehículos notablemente más lentos entre los que, de repente, aparece un Ford Mondeo con ganas de imitar la maniobra. ¿El problema? Al conductor del segundo vehículo se le pasó el nimio detalle de mirar por el retrovisor para comprobar si tenía el carril libre para llevar a cabo su tarea. El resultado es evidente. Aunque bastante menos aparatoso de lo que podría esperarse echando un vistazo al clip. 

Con arreglo a nuestro código de circulación es posible realizar un adelantamiento a varios vehículos en una misma maniobra, siempre y cuando las condiciones de la vía lo permitan y exista el suficiente espacio en el carril derecho como para regresar a él si encontramos un vehículo en sentido contrario. En cualquier caso, lo primero que hay que hacer a la hora de iniciar una maniobra de este tipo es mirar... y mirar bien: de nada sirve echar un vistazo de medio segundo para comprobar si hay un bulto en el carril al que queremos entrar. Dedica algo más de tiempo para calcular la velocidad de ese coche que parece lejano, porque si viene a 200 y tú vas a 80 las cosas sólo pueden terminar mal. Y sí, sé que ahora tu cuñado me dirá que la culpa será suya por ir a esos ritmos. Y no le falta razón: será su compañía aseguradora quien pague el funeral. 

 

 

Amigos y amigas que nos leéis a diario: la velocidad mola, sentir que tienes un torrente de potencia bajo el pie derecho, también... pero nada puede justificar el verse envuelto en una situación así. Queremos que nos sigáis leyendo. Y que las anécdotas tronchantes nazcan en la pista -aquí nuestros consejos para sobrevivir a tu primera tanda en circuito-. ¡Conducid con cuidado!

 

¿Buscas coche nuevo? ¡Aquí tienes todo el mercado!

Lecturas recomendadas