Pasar al contenido principal

Vídeo: nada como un trompo para saludar a los colegas

Manual de protocolo petrolhead: capítulo 1.

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Es posible que seas de esas personas que nunca saben muy bien cómo iniciar un acercamiento a un grupo de amigos por culpa de una timidez extrema y, como siempre, los automóviles pueden ser la solución a tu problema. ¿Buscas el mejor modo de romper el hielo ante tus conocidos petrolhead? Nada como un buen trompo para saludar... y dejar que después todo fluya con la más absoluta normalidad. ¡Reproduce el vídeo!

Vas a flipar: unos idiotas cortan un puente en San Francisco para hacer trompos

¿Has visto ya el clip que encabeza este artículo? Entonces sólo hay dos opciones: o sigues mirando con expresión incrédula la pantalla... o ahora mismo tienes los ojos anegados de lágrimas por el ataque de risa que debe haberte dado. Yo, que soy un tipo desesperantemente complejo, ha experimentado las dos cosas. Porque no todos los días puede verse a un nota haciendo un trompo con una enorme berlina a pocos metros de seres que, según parece apreciarse en el vídeo, son queridos para el conductor. Ni todos los días puede verse una reacción tan sumamente tibia a tal maniobra, lo cual implica que es el saludo habitual de nuestro artista. Pero lo mejor llega, sin duda alguna, cuando quien perpetra la hazaña se baja de su coche y compruebas que no tiene precisamente 20 años. Oh, sí. 

 

VÍDEO: ¡las mejores gymkhanas de Ken Block!

 

Desconozco el origen del vídeo pero, desde luego, no parece Rusia. ¿Y esa cara? No se trata de prejuicios, sino de estadística pura y dura: este tanque militar haciendo drifting, este fidget spinner creado con tres coches soldados o este piloto aterrizando su helicóptero para preguntar una dirección son la mejor prueba de que, por mucho que pueda parecerlo, no tengo nada en contra del gran país presidido por Putin. Crearon el Lada Niva, maldita sea. ¿Quién podría odiar algo así? 

Sé que te ha molado el clip de un caballero entradito en años haciendo un trompo ante -o contra- sus colegas. Y que vas a compartirlo con los tuyos. ¿Mi consejo? No lo hagas en casa. Tu Ford Fiesta del 94 te lo agradecerá. Aunque no tanto el desguace de tu localidad, claro. 

 

¿Buscas un coche nuevo? Imita a nuestro protagonista y tendrás que encontrar uno aquí...

Lecturas recomendadas