Pasar al contenido principal

Viejas leyendas: Opel Vectra Turbo 4x4

Opel Vectra Turbo 4x4

Una berlina casi perfecta

Hoy vamos a dejar de hablar de SUVs, de híbridos y de eléctricos. Hoy viajamos a otra época del automovilismo: a los años 90. Unos años en los que las berlinas eran un segmento fuerte y las marcas exploraban distintas configuraciones en ellas, llegándoles a dar incluso un toque deportivo. Una de esas marcas fue Opel, quien trajo en 1992 un aire más radical a uno de sus coches estrella. Así era el Opel Vectra Turbo 4x4.

Lanzada en un año marcado por los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Exposición Universal de Sevilla, esta variante fue una de las más interesantes del momento. Estéticamente, el Vectra Turbo 4x4 era discreto y trataba de no llamar la atención sobre otras versiones de este modelo, pero eso no quería decir que no tuviese elementos interesantes en su interior.

Comenzando por el exterior, el diseño del Opel Vectra Turbo 4x4 no se caracterizaba por una deportividad desmedida. Esta versión traía consigo nuevas llantas, más grandes, y su postura se veía más baja por la nueva suspensión. Asimismo, se le agregaron elementos como un pequeño alerón trasero y algunas insignias que rezaban ‘4x4’ o ‘Turbo’ en determinadas zonas de la carrocería. Más allá de esto, nada daba a entender que nos encontrábamos ante una berlina deportiva.

Opel Vectra Turbo 4x4

Esa filosofía respecto a su imagen se repitió en el habitáculo, donde se situaba ahora un volante con la inscripción ‘Turbo’ -en aquellos sin airbag- y un nuevo pomo de la palanca de cambios. No encontraríamos detalles coloridos o materiales llamativos, sino la habitual sobriedad del Vectra de aquellos años. Eso sí, no todo quedaba relegado a la mecánica en esta berlina, pues su equipamiento era de lo más completo: aire acondicionado, elevalunas eléctricos en todas las puertas, ABS, dirección asistida, cierre centralizado, retrovisores eléctricos, ordenador de a bordo, etc.

Con el motor del Calibra

Pero vamos a lo importante. ¿Qué había bajo el capó? La firma alemana se decidió por el motor de otro de sus grandes modelos: el Opel Calibra Turbo. Así, el motor del Opel Vectra Turbo 4x4 era un bloque turbo de 2 litros y 16 válvulas que rendía 204 CV a unas 5.600 rpm, mientras que el par máximo era de 279 Nm a 2.800 rpm.

Este propulsor estaba asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades y a un sistema de tracción integral permanente. Solo así era capaz de pasar de 0 a 100 km/h en unos 6,8 segundos, firmando unos sorprendentes 240 km/h de velocidad máxima. Estas cifras ahora no son nada despreciables, pero eran especialmente llamativas hace casi 30 años. 

Por supuesto, con estas características era de esperar que los consumos no fuesen tan contenidos, ya que se situaban habitualmente en torno a los 10 y 11 litros cada 100 km, pero el rendimiento del coche hacía que aquello no importase. 

No todo era perfecto, eso sí. En su momento hubo quejas sobre el chasis o el comportamiento de su eje delantero si conducías más a fondo, pero el motor era sobresaliente y las sensaciones que se vivían al volante eran muy especiales. Sin duda, el Opel Vectra Turbo 4x4 era y es una gran berlina que aquellos que la conserven estarán orgullosos de conducir.

Opel Vectra Turbo 4x4

Buscador de coches

Y además