Pasar al contenido principal

Este Chevrolet Camaro de los 80 tiene complejo de moderno

Tercera generación vestida de quinta.

Imagen de perfil de Álex Morán
Chevrolet Camaro transformado

Por norma general cuando se tiene un coche clásico lo que suele hacerse es conservarlo o restaurarlo, no llevar a cabo una atroz y peculiar transformación. No sabemos como de clásico se puede considerar un Chevrolet Camaro de 1987, pero seguro que no se merece lo que le ha hecho su dueño.

VÍDEO: Todos los Camaro habidos y por haber, desde el 67 hasta hoy

Suponemos que la intención era modernizarlo, aunque no le veamos la lógica, y hacer que se pareciera a una unidad de la quinta generación, que llegó en 2010. Para ello no optó por coger piezas de ésta e instalárselas al antiguo, si no que ha modificado su imagen a base de paneles modificados de fibra de vidrio. El intento está ahí y se aprecian rasgos del modelo moderno, pero no ha perdido el formato del original, por lo que la mezcla es bastante peculiar.

Pero las modificaciones no son solo exteriores, también se ha modernizado por dentro. El volante, forrado en piel, cuenta con dirección asistida; los asientos están tapizados en cuero, cuenta con radio-MP3 y hasta con un navegador vía satélite.

Eso sí, a nivel mecánico todo sigue igual que en 1987. En dicho año el Chevrolet dejó de lado el motor 2.5 tetracilíndrico que montaba hasta esa fecha y lo reemplazó por un 2.8 V6 que en este caso ha tenido un buen tute a sus espaldas, puesto que el cuentakilómetros marca nada menos 187.000 kilómetros. El bloque va asociado a una caja de cambios automática.

Su vendedor afirma que lo saca a la venta porque cree que no es capaz de terminar el proyecto y, al menos, le ha puesto a un precio barato: 450.000 rublos que, al cambio actual, suponen unos 5.800 euros.

Fuente: Avito.

Lecturas recomendadas